La EPOC, la enfermedad pulmonar originada por fumar

¿Qué es la EPOC?
La EPOC es al forma abrevida con que nos referimos a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una de las enfermedades respiratorias más frecuentes.  Esta enfermedad produce la reducción  permanente la capacidad para respirar ya que que las vias aéreas se hacen más estrechas y los pulmones menos elásticos.



¿Cuál es la causa de la EPOC?
No hay duda: la causa de la EPOC es el humo del tabaco. La casi totalidad de los personas que tiene EPOC es porque fuman o han fumado durante años. El humo del tabaco provoca la inflamación de los bronquios y destruye los alveólos pulmonares, por lo que el aire entra y sale con mayor dificultad en los pulmones, los cuales no llegan a vaciarse del todo y tienen menor superficie para que la sangre entre en contacto con el oxígeno de la respiración.
Los daños del tabaco al pulmón son irreversibles y progresivos. Cuando aparece la EPOC ya es para siempre aunque se deje de fumar. No obstante, aún en los casos graves dejar de fumar siempre es beneficioso ya que se evitan mayores lesiones pulmonares.

¿Es la EPOC una enfermdad frecuente?
Sí. Se calcula que cada  una de cada 10 personas mayor de 40 años tiene EPOC.  Cerca de dos millones de españoles (de ellos más de la mitad no están diagnosticados).  En España la mayoría de los pacientes con EPOC son hombres ya que hasta hace pocos años el hábito de fumar era casi exclusivamente masculino. Sin embargo, en países como Estados Unidos, Canadá, Holanda, etc, donde las mujeres empezaron a fumar antes que la mujer española, el número de mujeres con EPOC es igual o superior al de hombres.  En España se teme que ocurra algo similar, ya que se las estadisticas encuentran más proporción de mujeres fumadoras en los tramos de población joven.

¿Qué síntomas tiene las personas con Epoc?
Los primeros síntomas son la tos y las flemas (expectoración), tan característicos del fumador.  Los pacientes no suelen tenerlos en cuenta: “esto es del tabaco”.  Años después aparece la dificultad para respirar (disnea) , en forma de fatiga o ahogo al hacer una actividad física algo más intensa de lo normal, como subir escaleras o caminar cuesta arriba. Finalmente la disnea hace que el paciente deje de hacer todo aquello que le suponen un esfuerzo y tiene dificulatad hasta para vestirse o ducharse.
Otros problemas en los pacientes con EPOC son las frecuentes infecciones respiratorias, que en los pacientes con la enfermedad más avanzada obligan a tener que ser ingresados en el hospital donde pueden necesitar oxigenoterapia, ventilación mecánica (respirar conectado a una máquina), etc.

¿Cómo se diagnostica la EPOC?
Si usted es o ha sido fumador, tiene tos habitualmente, expectora flemas con frecuencia y ha notado que tiene que limitar sus actividades porque le aparece la disnea (hemos dicho, sensación de no poder respirar) debe consultar con su médico. Este, después de hacerle la historia clínica y la exploración, le indicará que se haga una ESPIROMETRIA: una prueba en la que usted soplará en una máquina a través de un tubo y que establecerá si hay obstrucción en sus pulmones y cómo es de grave esa obstrucción.

¿Cómo se trata la EPOC?
El tratamiento de la EPOC son los broncodilatadores, unos medicamentos que actúan en los pulmones y favorecen que el aire sea expulsado con más facilidad, aliviando la disnea. Estos medicamentos se suelen administrar en forma de inhaladores por la boca. Algunos pacientes necesitan varios inhaladores al mismo tiempo. También son necesarios los corticoides y los antibióticos en las crisis (agudizaciones) y la adimnistración de oxígeno (a veces durante todo el día y la noche) en los casos avanzados con insuficiencia respiratoria crónica.
Ningún tratamiento hasta la fecha es capaz de curar la EPOC, ni tan siquiera de frenar su progresión. La única medida que consigue que la enfermedad no vaya a más es dejar de fumar.  Por tanto, el hábito de fumar provoca la enfermedad y hace que progrese. Lo mejor es no empezar a fumar y, para los que son fumadores, dejarlo, recurriendo a ayuda médica si por medios propios no puede.

¿Cuál es el pronóstico de los pacientes con EPOC?
La epoc es una enfermedad grave. Es la tercera causa de muerte. Es una de las principales causas de discapacidad. Personas, generalmente en al  6ª o 7ª décadas de la vida que de no haber fumado podrían llevar una vida normal se encuntran gravemente limitadas por la disnea, las infecciones respiratorias, los ingresos hos- pitalarios,  etc.  recluidas prácticamente a su domicilio.

Finalmente, y para mayor insistencias en la toxicidad del tabaco, hay que recordar que los fumadores además de desarrollar EPOC tienen más riesgo de desarrollar cáncer (de pulmón, de vejiga urinaria, etc) y otras enfermedades como infarto de miocardio, ictus, etc.

Qué puede hacer:
- No empezar a fumar y si es fumador, consultar con su médico para tratamiento deshabituador de tabaquismo.
- Si ha notado disnea (falta de aire) consultar con su médico para establecer un diagnóstico.
Si ya es un paciente con EPOC:
- Si sigue fumando, solicite tratamiento para dejar de fumar.
evite la exposición la frio ambiental.
- Vacúnese de la gripe cada temporada
- Manténgase activo hasta donde le permita la disnea.
- Lleve una dieta sana. Es decir coma de todo sin abusar de ningún alimento.
- Haga comidas ligeras y frecuentes. Controle su peso corporal corrigiendo el sobrepeso.
- Procure un buen descanso nocturno.
- Intente mantener una vida social activa, recurriendo si fuera su caso a sistemas de oxigenoterapia portátiles


Este documento ofrece información general acerca de la EPOC para que mejore su conocimiento sobre el  mismo. No tiene el objetivo de proporcionarle cuidados ni tratamiento. Si necesita alguna aclaración puede hacérnosla llegar a través del correo electrónico  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..