Saber más sobre la hepatitis B y cómo prevenirla

¿Qué es?
La hepatitis B es una enfermedad infecciosa provocada por el virus de la hepatitis B. Afecta al hígado y se contagia de persona a persona a través de la sangre y otros fluidos corporales que contienen el virus (saliva, semen, secreciones vaginales). La infección provocada por el virus de la hepatitis B puede ser aguda o crónica, es decir, puede durar pocas semanas o meses o prolongarse toda la vida, dependiendo de la capacidad defensiva de la persona.

 

¿Cómo es de frecuente?
La infección por el virus de la hepatitis B es muy frecuente; se calcula que la sufren unos 350 millones de personas en el mundo (en España casi medio millón).

¿Cómo se contagia?
La forma más frecuente de infectarse es a través de las relaciones sexuales con un infectado cuando no se toman medidas de protección. También puede adquirirse al compartir jeringuillas, cuchillas de afeitar, etc, si están contaminadas. Por este motivo, nunca se insistirá lo suficiente en la gran importancia de las medidas de prevención, insistiendo en que deben tomarse con cualquier persona, ya que la infección no se manifiesta externamente. En muchos casos ni la propia persona infectada conoce su condición de transmisor de la enfermedad.

¿Cómo se manifiesta?
Cuando se contrae la infección por el virus de la hepatitis B los síntomas son inespecíficos, es decir que son similares a otras enfermedades y, por tanto, el diagnóstico sólo puede establecerse a través de los análisis.  Estos síntomas, que además no tienen por qué aparecer en todas las personas, son cansancio, falta de apetito, náuseas y vómitos. También puede aparecer ictericia (color amarillenta del blanco de los ojos o de la piel) y coluria (color oscuro de la orina) por exceso de bilirrubina en la sangre procedente del hígado inflamado.
Insistimos en que en muchos casos, especialmente niños y jóvenes, no presentan síntomas y puede transmitir la infección sin saberlo. 

¿Cómo es su evolución?
El 90% de las personas que se infectan solo desarrollarán un cuadro agudo, curando en pocos meses y no siendo transmisores. El 10% continúan presentando enfermedad porque sus defensas no son capaces de destruir la totalidad de los virus y se convierten en portadores.  Los virus se pueden seguir multiplicando y destruyendo al hígado, que evoluciona lentamente hasta la perdida de función de hígado o cirrosis. Es lo que llamamos hepatitis B crónica.

¿Cómo se trata?
La hepatitis aguda se trata de forma sintomática, es decir, solo ponemos tratamiento para los síntomas (si hay dolor, analgésicos, si hay fiebre, antitérmica, etc).  En el caso de la hepatitis B crónica los tratamiento no curan pero reducen el daño hepático y previenen la las complicaciones más graves.
El mejor tratamiento, como decimos siempre es la PREVENCIÓN. En el caso de la infección por el virus de la Hepatitis B, disponemos desde hace más de 2 décadas de una vacunación espe- cífica. Las características generales de esta vacunación son:
- Se administra en 3 dosis.
- Por vía intramuscular  (muslo en bebés, y en el brazo en niños y adultos)
- Muy bien tolerada, con escasísimos efectos secundarios.
- Vacunando a los niños se consigue que no contraigan la infección de por vida y que por tanto tampoco se conviertan en portadores, logrando eliminar esta enfermedad.
- Está indicada en recién nacidos, adolescentes y en personas que pertenezcan a alguno de los grupos de riesgo como sanitarios, policías, etc
- Solo es eficaz si la persona no está ya infectada.

Medidas de prevención para la Hepatitis B:
- Utilizar preservativos en las relaciones sexuales, especialmente si se desconoce la situación de inmunidad con respecto al virus B de esa persona. 
- No compartir los objetos personales con otras personas. Aquí se incluyen navajas o cuchillas de afeitar, cepillos de dientes, pendientes y cortaúñas
- Asegurarse  de que se usan agujas limpias si decide hacerse tatuajes y piercings corporales
- En la peluquería asegurarse de que utilizas navajas o cuchillas de afeitar limpias
- Evita las drogas ilegales. Si las consumes no compartas nunca las agujas ni las jeringuillas
- Si eres un profesional sanitario, sigue las buenas prácticas de uso y eliminación de agujas

Este documento ofrece información general acerca de la hepatitis B para que mejore su conocimiento sobre la misma. No tiene el objetivo de proporcionarle cuidados ni tratamiento. Si tiene alguna duda o necesita alguna aclaración estaremos encantados de atenderle. Escribamos un correo electrónico o a  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.