Opinión. 'El pretendido fichaje de De Gea ¿Sainete o esperpento?'


El inmarcesible Real Madrid lleva varios meses gestionando el fichaje de De Gea, excelente portero  español de fútbol del Manchester. De acuerdo con una normativa específica de este deporte, el plazo de tal acuerdo terminaba a las 12:00 (las 12 o'clock que dirían en Manchester) del pasado 31 de agosto. Pero uno “alucina” cuando se entera de que el acuerdo, con unos cinco mil millones de pesetas por medio (en estos casos es mejor hablar en nuestra antigua moneda), se ha truncado porque los papeles llegaron ¡unos minutos! tarde.

 

Sencillamente, increíble. Se argumenta que es  cuestión táctica agotar la negociación hasta el último minuto para presionar al oponente. ¿No podía el Real Madrid haber establecido que su “último minuto” era el de las 12 del día -por ejemplo- 10 de agosto?. Hubiera sido lo razonable,  por exigencias de la preparación del equipo y por la exigencia moral de no someter a una angustia inhumana tanto a De Gea como al actual y aún más excelente portero del Madrid, Navas. ¿No hubiera quedado el Madrid -­los del “señorío”-­ como “un señor” si el 11 de agosto a las 0:01 o'clock hubiera dicho a los ingleses: “esto se acabó”?

Por otra parte, parece que no hay nadie que entienda de fútbol en el Madrid para haberse dado cuenta de que Navas, desde hace al menos un par de años, es uno de los mejores porteros de fútbol. Y lo que es peor: en la temporada que viene podrían fichar a De Gea sin pagar un peseta puesto que cumple su contrato con el equipo inglés.

No, decididamente esto no es un sainete, se trata de una deformación grotesca y absurda de la realidad, es decir, de un esperpento digno de Valle-Inclán.

Manuel Montanero Morán

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.