La Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo acudirá a los tribunales de justicia si el Ayuntamiento no le facilita la información medioambiental solicitada

En la imagen, arroyo de Las Picadas

Según informan en una nota de prensa, el 27 de julio de 2015, la Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo remitió al Ayuntamiento una solicitud de información medioambiental. En ella se hacía referencia a varios puntos que a continuación se reproducen de forma íntegra.

"Se comunicaba al Consistorio el estado lamentable en el que se encontraba el arroyo de Las Picadas. La basura se acumulaba por doquier y el cauce estaba lleno de basura, tierra y hierba. También se comunicaba que bajo el puente que existe en la calle Mecánica (BA-012), a la entrada del polígono industrial, había dos colectores que vierten aguas residuales al arroyo.

Así mismo, se le recordaba que “las competencias de la conservación dentro de un tramo urbano (encauzado), no pertenecen a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, sino al Ayuntamiento. (S/ Ley 7/1985. de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local).”

Se solicitaba que el Ayuntamiento comunicara a la Plataforma si tenía conocimiento del vertido denunciado o de otros que se producen de forma esporádica al cauce del arroyo de Las Picadas.

A pesar de no haber contestado a esta solicitud de información, días después, el Ayuntamiento procedió a la limpieza de parte del cauce del arroyo de Las Picadas, seguramente pensando en que las fiestas patronales estaban próximas a celebrarse. La limpieza del cauce puso de manifiesto el estado deplorable en el que se encuentra, pues quitando el refugio que tenían, las ratas corrían por el cauce buscando protección y comida.

Por otra parte, la Plataforma también comunicó al Ayuntamiento que, dado que en marzo de 2011 habían entrado en funcionamiento cinco puntos permanentes de control de vertidos, el tiempo transcurrido era el suficiente para comprobar si estaban cumpliendo con el objetivo con el que se instalaron. 

En este punto, la Plataforma solicitaba copia de cualquier informe que se hubiese hecho para comprobar el funcionamiento de estas instalaciones. También se preguntaba si se había podido detectar algún vertido y si se había podido descubrir a alguna industria que vertiese ilegalmente.

El Ayuntamiento no contestó a nuestra solicitud de información, incumpliendo así la ley que establece que deben responder en el plazo máximo de un mes.

El 3 de septiembre de 2015, la Plataforma remitió al Ayuntamiento un recurso de reposición contra la resolución presunta por silencio administrativo. En este caso tampoco hemos tenido suerte, pues el Consistorio no se ha tomado la molestia de responder.

Si el Ayuntamiento no suministra la información solicitada, la Plataforma tendrá que acudir (otra vez) a los tribunales de justicia para ejercer el derecho al acceso a la información establecido en la Ley 27/2006.

Es triste constatar que por el Ayuntamiento pasan los años, los partidos, las personas, pero permanecen viejas y caducas costumbres más propias de regímenes políticos que no entienden de normas democráticas elementales. ¿Se imaginan cómo se podría gestionar un ayuntamiento si cada vez que un ciudadano tuviese que cumplir con una norma local el consistorio tuviese que acudir a los tribunales para que lo obligasen? Eso sí, al ciudadano le costaría el dinero el procedimiento judicial; al ayuntamiento también, solo que en este último caso de nuevo lo pagamos los ciudadanos".


Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.