Muere Pedro López, fundador de la Cooperativa de Olivareros y Viticultores de Ribera del Fresno

La cooperativa, pionera del cooperativismo agrario, fue fundada en 1953 por Pedro López López y un grupo de 17 entusiastas agricultores

Fue también alcalde de Villafranca durante cuatro años (1979-1983)

En el día de ayer tuvo lugar el sepelio de Pedro López López en el Santuario Nuestra Señora de la Coronada de Villafranca de los Barros, ciudad donde residía desde 1957. El que fuera fundador de la Cooperativa de Olivareros y Viticultores de Ribera del Fresno
fallecía en el día de ayer en esta ciudad a sus 95 años de edad.

Pedro López nació en el año 1921 en la hoy plaza de España de Ribera del Fresno y estudió Bachillerato en el Colegio San Luis Gonzaga de Zafra. Luego marchó a Madrid a estudiar Derecho trasladándose más tarde a Salamanca, donde coincidiría con un buen amigo y paisano, José María Vargas-Zúñiga. En esta ciudad conseguiría terminar sus estudios de Derecho en 1945. Posteriormente se incorporaría al Ejército, donde fue oficial de complemento en Plasencia. De ésta le trasladan al Pirineo en la época en que entraba el maquis desde Francia. Hasta licenciarse estuvo allí unos 8 meses volviéndose posteriormente a Ribera. Se traslada esta vez a Madrid donde se prepara oposiciones al Registro y decide volver a Ribera para comenzar a gestionar el capital paterno.

Ya en su pueblo y con inquietudes empresariales como siempre se le ha conocido, fundaría la Cooperativa de Ribera del Fresno en 1953 al tiempo que compaginaría con la labor de jefe de la Hermandad de Labradores de esta plaza que dirigió durante dos décadas. Con un amigo, Jesús Rodríguez Zamora, abrió el almacén de materiales de construcción y maderas LOYZA en Ribera y otro en Villafranca.

Tras casarse y comenzar a vivir en la vecina Villafranca continuó con su trabajo en Ribera, el campo, la cooperativa, la hermandad, el almacén, su administración, hasta que llegadas las elecciones municipales de la democracia española de 1979 el pueblo de Villafranca le nombra alcalde. Cuatro años, ya que en las siguientes elecciones le pidieron continuar y prefirió no hacerlo. Siempre reconoció que fue un honor ser alcalde de Villafranca, y que estaba muy satisfecho: “Tengo la tranquilidad de que he vivido de una forma normal, y doy gracias a Dios por la ayuda que me ha prestado en todos los sentidos, y por la situación en que me encuentro y aquí paz y después gloria”. Al tiempo que declaraba: “Yo creo que para ser feliz hay que conformarse con lo que se tiene, no con lo que quieres tener”.

Pedro López ha sido una persona muy querida en la localidad y prueba de ello es el gran número de vecinos que le despidieron en su entierro en el cementerio de Ribera del Fresno, donde fue enterrado en el panteón familiar.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.