El sector del Cluster del Metal valora en negativo el rechazo a la refinería

El Cluster del Metal en Extremadura valora negativamente la decisión del MAGRAMA de realizar un informe desfavorable sobre la refinería. A continuación pueden leer el comunicado textual.

Una vez conocida la decisión desfavorable emitida hoy por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, en referencia a la construcción de la Refinería Balboa, el Cluster del Metal de Extremadura se ve en la obligación corporativa de transmitir la tremenda desilusión originada con dicha decisión y la sensación de extrema indefensión que actualmente padecen los actores del sector del metal de nuestra Comunidad.

Sin entrar a valorar la corrección o no de la decisión ministerial desde el punto de vista medioambiental, queremos trasladar a la opinión pública extremeña unos parámetros reales que tampoco tienen discusión alguna, sobre la inversión y necesidades que hubiesen supuesto la construcción efectiva de dicha refinería.

·         6.000.000 de m3 de movimientos de tierras.

·         Fabricación de 16.000 toneladas de estructura metálica.

·         Suministro e instalación de 13.600 kilómetros de tuberías y conducciones.

·         Suministro e instalación de 14.000 válvulas.

·         2.700.000 horas de ingeniería.

·         23.500.000 horas de trabajos en obra civil.

·         Periodo de construcción previsto: 48 meses.

·         Contrato medio de empleo directo durante construcción para 3.270 trabajadores.



Así de sencillo y así de traumático para las expectativas del sector. Esto no tiene discusión alguna.

Desgraciadamente y con cierta laxitud, tenemos que hacer constar que la Industria Extremeña se encuentra en una fase clara de abandono, en donde su mapa de intereses no es común con la política del Gobierno Central.

Hemos visto como recientemente desde la administración central, se aprobaba una moratoria energética que cercenaba de raíz 670 proyectos en nuestra comunidad. Con ellos moría la expectativa de creación y/o mantenimiento de 30.000 puestos de trabajo hasta el 2.020. La pérdida de inversiones millonarias, asociadas a destrucción del entramado industrial de Extremadura que tanto trabajo ha costado embrionar. Esta medida será especialmente virulenta en nuestra querida comunidad, donde el modelo de negocio estaba consolidado en este sector con reconocimiento internacional. Esto tampoco tiene discusión alguna.
Si además añadimos la negativa a la construcción del eje de alta velocidad extremeño por las autoridades competentes, es patente que  las perspectivas para el sector que representamos son simplemente funestas. En este caso no nos atrevemos ni a valorarlas. Esto tampoco es discutible.

Con los hechos expuestos, trasladamos desde el Cluster del Metal a la opinión pública, que madure su propia reflexión sobre las últimas decisiones políticas industriales y energéticas y su especial implicación con Extremadura.
Quizás debemos de abandonar definitivamente la ilusión y el empeño de crecer tecnológicamente, de desarrollar productos y sistemas de última generación y volver a cuidar las Dehesas como retiro de los turistas extracomunitarios.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.