Exposición rural de Arantxa Vizcaíno y Víctor Mimbrero en ‘El Cortijo Bonito’

El pasado martes 23 de enero se llevó a cabo una iniciativa poco habitual en la localidad de Ribera del Fresno: una exposición de pintura que corrió a cargo de Víctor Mimbrero, de Villagarcía de la Torre, y Arantxa Vizcaíno, de Azuaga, apoyados de la villafranquesa Isabel Picón, que llevó la sesión fotográfica, en ‘El Cortijo Bonito’.

 

Según Mimbrero, "conozco a Isa y sé que es una amante de la fotografía. La idea de ir a Ribera fue mía. Después Isa buscó el lugar y me encantó, yo sólo le propuse la idea de hacer una especie de exposición en un lugar abandonado en medio del campo, ella me propuso 'El Cortijo Bonito', me contó su historia y la verdad, me enamoró el lugar".

La exposición duró meramente lo que duró la sesión de fotos, por el peligro que entraña un edificio así, comenta el garceño. De este modo, Víctor apunta que, "se tomaron ese día unas 200 fotos, después fuimos descartando y subimos a las redes 42 fotos, que creo que son las más acertadas para resumir la bonita tarde que pasamos. En un futuro, si encuentro algún lugar apropiado, que sea seguro para dejar las obras un cierto tiempo, me encantaría hacerla".

Víctor Mimbrero, a sus 30 años, lleva tres pintando, pero no ha parado desde que empezó. "No tengo ninguna formación profesional. Solamente un curso de iniciación. Hace dos años hice otra sesión fotográfica con otro amante de la fotografía, Javier Montero, en Villagarcía, en una casa caída en medio del campo".

Este joven autodidacta conoció recientemente Ribera del Fresno y, desde entonces, se ha enamorado: "Me gustaría exponer aquí algún día. Mis obras aún no están a la venta ya que quiero tener un número mayor”.

Por su parte, Isabel Picón se identifica con sus compañeros: "Ha sido un placer haber sido seleccionada para este proyecto de arte. Entre las manos heladas, la niebla, la puesta de sol y cuadros que aparecían de repente entre lo abandonado, increíble la sensación de ver a través de mi visor”.