'Entre Zepa y Cepa' reunió a padres e hijos con el enobirding  

El pasado domingo, con motivo de la VI Primavera Enogastronómica, Ribera del Fresno tomaba el protagonismo bajo el título 'Entre Zepa y Cepa'. Una actividad que se inició a las 11 de la mañana dándose cita como punto de encuentro el Pozo de San Juan Macías, en la finca de Vallegarzón, rodeada de abundante en olivares y viñedos. Y es que muchas de las aves de la zona viven en torno a estos viñedos que crean estos vinos.

Consistió este enobirding, como indica la palabra, en observación de aves en el viñedo, cata de mostos para niños y vino para adultos acompañado por un picoteo ibérico. Para esta actividad de enoturismo familiar se contó con la sumiller Cati Bustillo, quien comenzó con un cava Almendralejo Brut como primer producto y un segundo, un Tempranillo joven de Ribera del Guadiana.

Según Catalina: "Hemos hecho una cata para ver las características sensoriales, vista, olfato, gusto y tacto, de cada producto. Las tapas han sido jamón ibérico, salchichón ibérico, chorizo iberico y queso curado. Intentamos promocionar el cava como vino espumoso de aperitivo o de tapa y explicar qué tipo de cava ( Brut Nature, Brut, semiseco...) se recomienda tomar según sea el producto más o menos salado, graso, dulce etc".

En cuanto a la observación de las aves se expusieron en un primer momento unas buenas prácticas para salir al campo, un decálogo que pasa por las normas básicas de no ensuciar, respetar y tener cuidado con los animales, no meterse en propiedades privadas.

"Inculcarles el gran valor de nuestros campos a nivel de flora y fauna. Aparte del lince, en ornitología tenemos casi de todo en nuestros campos: buitre negro, cigüeña negra, avutarda, águila imperial y real, grullas..., destacan el cernícalo primilla de Ribera y Almendralejo en nuestras parroquias, nosotros lo vemos común, pero esta especie de halcón sólo está en nuestras tierras", comentó Agustín Dávila, gran amante del campo extremeño, que guió a pequeños y mayores en los diferentes tipos de aves y su comportamiento en Tierra de Barros, gran conocedor del territorio y de la observación de aves mostrándoles aves tan diversas como rabilargos, gorriones, cuervos, oropéndolas, carboneros, buitres leonados, tórtolas, estorninos... "Yo destacaría el valor de nuestra tierra y de su gente, ha sido muy agradable, y el paraje, ideal. A los niños les gusta el campo en general, son muy sensibles al problema medioambiental, muy empáticos con otros seres vivos, lo mejor es su capacidad de asombro con la naturaleza, detalles y descubrimientos que ellos mismos hacen", insiste Dávila.

Se trata de la primera actividad de Enobirding en la Ribera del Guadiana, la cual tuvo mucha aceptación entre los participantes, por lo que pretende repetir en un futura próximo según la organización

 

.