Un total de 28 visitas guiadas han pasado por la exposición ‘Ver, oír y… ¡hablar!’

En el Centro Cultural ‘Gómez Sara’ de Fuente del Maestre

El pasado 29 de marzo se clausuraba la exposición ‘Ver, oír y… ¡hablar!’ en el Centro Cultural ‘Gómez Sara’ de Fuente del Maestre. Una muestra encuadrada en el Plan de Fomento de la Lectura ‘Un libro es un amigo’ de la Diputación de Badajoz y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Hasta 28 grupo han pasado por dicha exposición, incluyéndose todos los grupos escolares fontaneses desde 1º a 6º de Primaria de los colegios públicos fontaneses, los grupos de 1º de la ESO del IES Fuente Roniel, algunas visitas de otros colegios de fuera, grupos de madres, el alumnado de la Escuela Profesional ‘Fuente Roniel IV’  y, en último lugar, componentes del Club de Lectura local ‘José María Padín’. En todas las visitas han ejercido de guías el propio coordinador del citado centro, Juan Carlos Arévalo Morgado, y la escritora y cuentacuentos fontanesa Concha García Arias.

La exposición, compuesta por paneles con ilustraciones y cuentos, siguiendo el orden del abecedario, es en realidad un recorrido por las emociones humanas, emociones que además conectan en la muestra con temas de actualidad como el bullying, la inmigración o la tiranía de la imagen personal.

A través de la interpretación libre de las imágenes y de las lecturas de los cuentos, los niños y adultos han dialogado entorno a los temas que han ido saliendo a la palestra, y han reflexionado sobre los mismos. Tanto Arévalo como García Arias han coincidido en lo mismo a la hora de hacer balance de la exposición: “Ha sido muy enriquecedor, los niños nos han hablado, de forma espontánea y honesta, de temas muy delicados como el acaso escolar, el duelo, o la sensación de aislamiento que pueden sentir cuando no encajan con la mayoría. A veces, nos han quedado sin palabras porque nos han hablado de experiencias personales muy duras, que quizás no hayan contado en casa. Incluso, entre ellos han compartido experiencias y han solucionado problemas de convivencias que, hasta ahora, no los habían verbalizado. Todo ese bagaje es el que nos llevamos, un verdadero tesoro”. l