Más de 300 participantes se dieron cita en la gala de clausura de las Escuelas Deportivas en Ribera del Fresno

Las Escuelas Deportivas de Ribera del Fresno se clausuraron ayer con un evento que se llevó a cabo en el paseo del Cristo, como en ediciones anteriores, y al que asistieron más de 300 niños y niñas, todos ellos con una camiseta conmemorativa para la ocasión y portando una banderola con el escudo de su club.

La gala fue presidida por la alcaldesa de Ribera, Piedad Rodríguez Castrejón, y por el concejal de Deportes, Antonio Domínguez. Ambos fueron muy breves en sus discursos, pues como bien dijeron, “se trataba de una fiesta para los chicos y chicas y no querían alargarla”.

Este año, como novedad, asistieron al evento 3 paisanos que iniciaron su andadura deportiva en la localidad y que en la actualidad se encuentran desarrollando el deporte en categorías de alto rendimiento: José Carlos Ponce Bordón, preparador físico en el Club Deportivo Coria; Juan Mari Torres, miembro del Club Ciclista GSport de Córdoba; y Inmaculada Lavado, jugadora del Club Voleibol Emevé (Lugo). A esta última se le hizo entrega del premio a la mejor deportista ribereña del año (premio introducido en esta edición).

Tras la entrega de trofeos y agradecimiento a los monitores de las escuelas deportivas, los chicos disfrutaron de un tobogán acuático, un castillo hinchable y un cañón de espuma, que hicieron las delicias de todos los allí presentes.

De izquierda a derecha: Piedad Rodríguez (alcaldesa), Inmaculada Lavado; José Carlos Ponce; Antonio Domínguez (concejal de Deportes) y Juan Mari Torres