Reportaje sobre los VIII Premios Gaceta Independiente celebrados el 10 de enero en Villafranca de los Barros

La fontanesa Jeni Sánchez ejerce como musicoterapeuta en la Escuela de Verano de Apnasurex

Utilizar la música para fomentar habilidades como el lenguaje, la comunicación interpersonal, la movilidad o mejorar el proceso cognitivo de personas que lo necesiten: Ésta podría ser la definición de la musicoterapia Se trata, en definitiva, de una terapia alternativa y creativa que, poco a poco, va implantándose , probada su eficacia, en asociaciones como Apnasurex (Asociación de Padres con Hijos Autistas del Sur de Extremadura).

Apnasurex tiene su sede en Zafra, y cuenta en plantilla con la musicoterapeuta de Fuente del Maestre Jeni Sánchez Ramos. El pasado verano ejerció de voluntaria y fue contratada. Ahora es una de las coordinadoras de la Escuela de Verano del citado colectivo.

“La música estructura cada jornada – informa Jeni Sánchez -, es la que marca la bienvenida o la despedida, la que pauta cada jornada que llenamos con actividades de ocio, y la que sirve también de nexo o punto de unión entre los usuarios”.

Para la fontanesa, la música es muy útil para a la hora de trabajar con personas del espectro autista; que suelen presentar dificultades en el lenguaje, o en las relaciones sociales. “La música une, crea vínculos. Mi mayor satisfacción es crear esa conexión con la persona, y avanzar a partir de ahí”.

La Escuela de Verano supone además “un respiro para las familias”,  y en ella “la música es ante todo factor de diversión colectiva”.

Paralelamente, los usuarios realizan actividades como manualidades, piscina, o talleres de cocina, caninoterapia y hasta de aventuras en káyak.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.