La fontanesa Jeni Sánchez ejerce como musicoterapeuta en la Escuela de Verano de Apnasurex

Utilizar la música para fomentar habilidades como el lenguaje, la comunicación interpersonal, la movilidad o mejorar el proceso cognitivo de personas que lo necesiten: Ésta podría ser la definición de la musicoterapia Se trata, en definitiva, de una terapia alternativa y creativa que, poco a poco, va implantándose , probada su eficacia, en asociaciones como Apnasurex (Asociación de Padres con Hijos Autistas del Sur de Extremadura).

Apnasurex tiene su sede en Zafra, y cuenta en plantilla con la musicoterapeuta de Fuente del Maestre Jeni Sánchez Ramos. El pasado verano ejerció de voluntaria y fue contratada. Ahora es una de las coordinadoras de la Escuela de Verano del citado colectivo.

“La música estructura cada jornada – informa Jeni Sánchez -, es la que marca la bienvenida o la despedida, la que pauta cada jornada que llenamos con actividades de ocio, y la que sirve también de nexo o punto de unión entre los usuarios”.

Para la fontanesa, la música es muy útil para a la hora de trabajar con personas del espectro autista; que suelen presentar dificultades en el lenguaje, o en las relaciones sociales. “La música une, crea vínculos. Mi mayor satisfacción es crear esa conexión con la persona, y avanzar a partir de ahí”.

La Escuela de Verano supone además “un respiro para las familias”,  y en ella “la música es ante todo factor de diversión colectiva”.

Paralelamente, los usuarios realizan actividades como manualidades, piscina, o talleres de cocina, caninoterapia y hasta de aventuras en káyak.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.