Los extremeños son los que menos controlan a su pareja en el móvil, pero algunos justifican la violencia para conseguirlo

 

Imagen: Trome.pe

Un 1,98% de los encuestados en Extremadura por USO para su campaña #NoControles, con motivo del 25N, piensa así, y todas son mujeres

Los extremeños se muestran como los menos controladores de España de los movimientos de sus parejas en mensajería o redes sociales, pero, sin embargo, quienes consideran que pueden controlar o deben ser controlados lo creen hasta sus últimas consecuencias: llegar a ejercer o sufrir violencia si no se comparten claves y mensajes.

Así lo muestran los resultados de la encuesta elaborado por USO, a través de sus Secretarías de Comunicación y Estudios Sindicales, y de Formación Sindical e Igualdad, en el marco de la campaña #NoControles, para concienciar de cara al 25N que el control también es violencia. “La encuesta nos sitúa en porcentajes más bajos que el resto de las comunidades en cuanto a la creencia de tener que saber desbloquear el móvil del otro, tener acceso a sus contraseñas de redes sociales o la obligación de mostrarse mensajes mutuamente. Sin embargo, vemos que quienes consideran que esa obligación debe existir están dispuestos a llegar al extremo de violencia para cumplirlo”, alerta Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

Así, en Extremadura un 14,85% de los encuestados piensan que deben saber desbloquear el móvil del otro en relación a un 28% a nivel nacional; un 7,92% considera que debe saber las contraseñas de las redes sociales de su pareja frente al 18% del global de España; y, en cuanto a la obligación de mostrar los mensajes que se reciben o el derecho a pedir leer los del otro, en Extremadura responden sí el 2,97% frente al 4% de los encuestados en todo el país.

“Ese 2,97% es muy similar al 1,98% que considera que hay que dar un paso más: si no me los muestran, puedo ejercer la violencia; o, si no los muestro yo, es normal que la ejerzan contra mí”, llama la atención Estévez. En Extremadura, son mujeres todas las que han respondido sí a esa pregunta, y también son mayoría, 6 de cada 10, a nivel nacional. “Teniendo en cuenta que la violencia física en pareja la sufren muy mayoritariamente las mujeres, es alarmante que consideren que está motivado que la ejerzan contra ellas por defender su privacidad”, añade la responsable de USO.

“Con la encuesta, pretendíamos saber si existe una relación entre el control hacia la otra persona con la violencia sobre ella. Efectivamente, hemos visto cómo, según las preguntas incluían un mayor grado de acceso a la intimidad, bajaba el porcentaje de personas que veían normal el compartirlo con su pareja. Sin embargo, no solo persiste quien considera que debe haber un control absoluto de lo que hace y dice la otra persona, sino que se justifica cualquier presión para conseguirlo”, alerta Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Por ello, “desde USO consideramos primordial el educar en igualdad. Por suerte, la encuesta nos muestra una tendencia al cambio en las generaciones, una toma de conciencia por parte de los más jóvenes de sus derechos individuales en la pareja. No obstante, en USO consideramos que es imprescindible que se contemple un cambio en la normativa sobre acoso para que incluya la persecución, en el seno de una pareja, para dar acceso a los datos y mensajes personales”, reclama la secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.