La historia de un quebrantahuesos nacido en Pirineos

Este pasado domingo, día 15 de diciembre, un equipo de AMUS en colaboración con el hospital veterinario Bodión, asumió un nuevo reto quirúrgico de muy elevadas exigencias y no menos complejidad

Flamadel, un quebrantahuesos rescatado de pollo del Pirineo francés  ante una fractura en una de sus patas, ingresaba en 2017 en el centro de recuperación de Valcallent propiedad de la Generalitat de Catalunya. Al no evolucionar favorablemente la lesión se ha considerado trasladarlo a Extremadura, a AMUS, en una de sus últimas posibilidades quirúrgicas.   
 

La EEP (Programa europeo de especies amenazadas para el quebrantahuesos) adoptó la decisión de trasladar a este ejemplar perteneciente a una especie de alto valor biológico al hospital de AMUS para agotar posiblemente una de las escasas opciones ortopédicas de esta grave afección en la pata. El objetivo era  que Flamadel pudiera andar con las dos patas y ser de esta manera un buen candidato para el stock de cría que la VCF (Foundation Conservation Vulture) gestiona en el centro de recuperación de Valcallent, de la Generalitat de Catalunya.

Este ejemplar de quebrantahuesos desciende de una pareja del prepirineo francés que es monitorizada en el marco del proyecto Life GypConnect.  
El Quebrantahuesos a nivel mundial,  según la UICN (Unión internacional para la conservación de la Naturaleza) se encuentra “casi amenazado”. En España dentro del catálogo nacional  de especies amenazadas se le considera “En peligro”. Este Buitre osteófago (se alimenta de huesos) posiblemente sea una de las especies con más misterio y magia generada en torno a su biología y a los territorios montañosos en donde habita. Europa y concretamente Pirineos atesoran el mayor y más variable garante de la especie con unas 130 parejas reproductoras, el 88% de la población europea.

Con esta cirugía y con sus aparentes resultados favorables, AMUS se siente altamente orgullosa ya que junto a los grandes avances en la ortopedia aviar generados en los últimos años, (sirva como ejemplo el proyecto “Banco criogénico óseo para rapaces amenazadas” en el que colabora la Fundación Biodiversidad dependiente del MITECO), este hospital se acerca en su 25 aniversario ofreciendo un servicio  de excelencia, referencia y calidad para la Biodiversidad del país.

Aún es pronto para dictaminar el éxito de la intervención aunque un primer paso importante ha dado bien. Hay que esperar todo el proceso postquirúrgico en el que el seguimiento diario nos irá indicando sobre su evolución.

"Desde AMUS queremos agradecer especialmente a Álex Llopis (coordinador de la EEP del Quebrantahuesos) por su confianza en el equipo,  al hospital veterinario Bodión porque sin él no hubiera sido posible y a la Dirección General de Sostenibilidad de la Junta de Extremadura por su celeridad y eficacia en las autorizaciones pertinentes".

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.