El Consejo Escolar del Estado aprueba que los contenidos que siguen los alumnos en casa con el confinamiento sean evaluables

Foto: santiagoapostol.net

Su recomendación es limitar la repetición a casos “realmente extraordinarios” ante las “circunstancias especiales de la pandemia"

Según informa El País, en su edición digital, el Consejo Escolar del Estado, órgano consultivo que trasladará sus peticiones al Ministerio de Educación, quiere impedir que los estudiantes se “relajen” y apoya que los alumnos puedan repetir curso pese al cierre de las aulas por el coronavirus.

El Consejo Escolar del Estado, máximo órgano consultivo en materia educativa del Gobierno, ha aprobado este martes que las actividades que los alumnos realizan en casa desde que se decretó el estado de alarma sean evaluables, excepto para aquellas familias que no dispongan “de los medios tecnológicos” necesarios (Internet en casa y dispositivos digitales). En esos casos, se realizarán seguimientos personalizados para valorar las tareas realizadas.

Con el objetivo de que los alumnos “no se relajen”, el Consejo ha rechazado una propuesta del sindicato de estudiantes Canae que pretendía cambiar la normativa para que ningún estudiante repita curso por la pandemia del coronavirus. Aún así, su recomendación es limitar la repetición a casos “realmente extraordinarios” ante las “circunstancias especiales de la pandemia".

El organismo, cuyas decisiones no son vinculantes aunque sí representativas del sentir de la comunidad educativa, ha acordado que las clases no se prolonguen al mes de julio, como se había barajado por parte de algunos centros, para los 8,2 millones de alumnos de las enseñanzas regladas no universitarias afectados por el cierre de las aulas.

Así lo han decidido por mayoría los 19 representantes del organismo -del que forman parte las comunidades autónomas, sindicatos de enseñanza, patronales, organizaciones de padres de alumnos y estudiantes- que han participado en la votación este martes, y así se lo trasladarán al Ministerio de Educación, que mañana mantendrá una reunión telemática con los consejeros autonómicos para acercar posturas sobre cómo gestionar la crisis escolar causada por la Covid-19.

“Las tareas educativas llevadas a cabo en casa, se propone sean evaluadas desde planteamientos de valoración de los desempeños desarrollados, mediante informes personalizados del alumnado, atendiendo a sus condiciones tecnológicas y de conectividad para la creación del conocimiento (la brecha digital no puede ser la causa de una evaluación negativa de los aprendizajes y las competencias)”, señala el documento. Ahora la duda es si esos contenidos que se siguen desde casa suponen avanzar o no en el temario. Según fuentes consultadas, “parece más que claro” que en Primaria se aprobará que no se avance en nuevo contenido, ya que “es muy fácil incluir todo lo que no se ha podido ver estos meses en el arranque del próximo curso en septiembre”.

La duda está en Secundaria y Bachillerato, ya que bloquear la adquisición de nuevos contenidos tendría un efecto directo sobre los temas contemplados en la Ebau (la antigua Selectividad). El Consejo Escolar del Estado ha trasladado a los medios que hasta mañana no harán oficial su postura sobre las medidas que han votado hoy para hacer frente a la crisis escolar provocada por el Covid-19. La postura del organismo sobre qué deben hacer las comunidades con la Ebau la discutirán en una nueva reunión convocada el próximo 5 de mayo.

Sobre la posibilidad de prolongar las clases a julio, el Consejo lo ha rechazado por mayoría, y ha decidido que se deberán mantener ls calendarios escolares aprobados inicialmente por las comunidades. “Hay que tener en consideración que los profesores, alumnos y familias están haciendo un esfuerzo para seguir el curso con la formación en línea; ahora no están de vacaciones y la carga psicológica que han tenido que soportar también exige un tiempo normal de descanso”, indica el informe.

La semana pasada, la comisión permanente del Consejo se reunió para debatir un primer borrador de medidas escolares frente al coronavirus. Entonces se planteó que en caso de que las clases presenciales no puedan retomarse, el tercer trimestre (con tareas exclusivamente desde casa) sirviera a los alumnos de la ESO y Bachillerato como recuperación de los dos trimestres anteriores (en caso de haberlos suspendido). Eso permitiría a los estudiantes de esos niveles hacerse con el título y, en el caso de los de Bachillerato, poder presentarse a las pruebas de acceso a la Universidad. Esta cuestión no ha podido consensuarse en la reunión telemática de este martes, y se ha aplazado al próximo 5 de mayo.

Toda la información en este artículo de El País.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.