El administrador de Albor D´Eyre en Villafranca ve imposible sanitaria y económicamente que la hostelería abra sus puertas el 11 de mayo

La limitación de aforos del 30% en las terrazas es inviable, a juicio de Ángel Luis Mora

Este empresario ha solicitado al Ayuntamiento de la localidad que antes de elaborar la ordenanza se reúna con el sector

Ángel Luis Mora, gerente de Albor D´Eyre en Villafranca de los Barros, ha hecho llegar a los hosteleros de la localidad una reflexión donde pide la unión del sector ante la imposibilidad de abrir el 11 de mayo, si el Gobierno no implementa otras medidas que hagan viable la apertura desde el punto de visto sanitario y económico

Desde Albor d’Eyre, explican a La Gaceta Independiente, “aunque por tamaño del establecimiento y la posibilidad de acceder a sus terrazas de forma independiente a la del local, pudiéramos adaptarnos, entendemos en solidaridad con los que de forma significativa no pudieran hacerlo, que no debemos de abrir nuestras puertas hasta que no se garanticen las medidas correctas”.  A continuación les detallamos las medidas que propone Ángel Luis:

1. La modificación y adaptación de los ERTES que solicitamos a la capacidad de producción de cada empresa.
2. La implementación de las medidas sanitarias en los locales: medios de limpieza y desinfección que garanticen la seguridad de nuestros trabajadores o clientes y que cuenten con las garantías para que legalmente nos proporcionen la cobertura necesaria frente a la propia administración, como a reclamaciones, mutuas y seguros de responsabilidad civil.
3. La apertura de establecimientos de acuerdo con los aforos legalmente establecidos y declarados. Una vez se certifique la idoneidad sanitaria de los mismos según las medidas preventivas que tuvieran que ser adoptadas con cobertura legal.

Dentro de esa iniciativa, Ángel Luis ha propuesto al ayuntamiento, “conocedor de su interés por ayudarnos sectorialmente, que antes de elaborar la consiguiente ordenanza, convoque a una mesa sectorial”.

A continuación, pueden leer la reflexión íntegra que el administrador del Albor D´Eyre ha hecho llegar al sector de la hostelería local:

Hemos puesto esta mañana en marcha un foro para expresar nuestras inquietudes frente a las medidas adoptadas por este gobierno en lo que han dado en llamar “desescalada tras el confinamiento”.
La iniciativa, más allá de hacernos oír en nuestras propias organizaciones empresariales como afiliados o no, tiene que ver con la idea de hacernos visibles frente a las instituciones que están adoptando medidas que en su mayor parte son inviables para la supervivencia de nuestros negocios.
No entramos a valorar, si para mí o para cada uno de nosotros, lo acordado por el gobierno es admisible. Se hace y coincide con las valoraciones que desde las patronales sectoriales de muchas ciudades: Sevilla, Salamanca, Madrid o más cercanas a nuestro entorno en Mérida o Badajoz, se vienen manifestando.
El sábado 14 de marzo, se nos puso delante la posibilidad de acogernos a un “ERTE” por “causas de fuerza mayor”, con el compromiso de mantener luego los puestos de trabajo, durante seis meses. El pasado 28 de abril nos cambia el Gobierno el tablero de juego, simplemente para evitarse seguir manteniendo los “ERTES”, medida que incumple las condiciones iniciales por la que declaramos nuestros expedientes. Aceptar esto ahora, permitirá al Gobierno desvincularse de las medidas protectoras asumidas en un primer momento y establecer un nuevo marco legal.
La limitación de aforos del 30% en las terrazas es inviable, todos lo sabemos. Significa que en una terraza de 100m2 si antes con un coeficiente de 1,5 se podían montar mesas para 66 personas, ahora se pueden habilitar para 20, siempre y cuando, además, se cumplan las distancias entre clientes y entre mesas, que son de 2 metros.
Aun contando con la mejor disposición municipal para ampliar los espacios y poder mantener los aforos contratados antes del confinamiento, estas medidas serán incompatible con la ley de accesibilidad, en muchos casos y en otros, simplemente imposibles por carecer de esos espacios de expansión: La norma favorecerá a unos pocos y condenará a muchos.
Además, se provocarán problemas de servicio, como la imposibilidad de facilitar al cliente el acceso a los aseos, o el control de menores alrededor de las mesas invadiendo el espacio de seguridad de otros clientes. Por tanto, no es cierto que la medida garantice la contención del virus. Dará lugar a enfrentamientos y denuncias.
En la segunda fase, dentro de los locales, será imposible mantener las distancias de seguridad de 1,5 metros entre clientes de barra y de 2 metros de distancia entre mesas y que con esos aforos pueda mantenerse abierto un local en sus horarios habituales.
Por otro lado, no es cierto que los locales estén preparados para la contención del virus porque hasta el momento no se han establecido las medidas sanitarias, es decir; no se conocen ni cuáles son los protocolos de limpieza, ni los métodos de desinfección. Es más, no existen los productos industriales homologados que actúan frente a la carga vírica (si biocidas), que sean admitidos por el ministerio de sanidad y permitidos en los diferentes departamentos: cocina, salas, aseos, terrazas, etc. Como ejemplo, todos sabemos lo que ha pasado con las máquinas de ozono portátil que muchos posiblemente hayáis adquirido a precios desorbitados o con las mamparas que otros han distribuidos sobre las mesas.
Estos motivos, son las que nos han llevado a lanzar ese primer mensaje a este grupo, buscando la unión, superar las individualidades y adoptar una posición avalada por la mayoría.
Sólo me resta una valoración. Tener que escuchar a la vicepresidenta afirmar: “Quien no se sienta cómodo, que no abra”, es de una desfachatez impresionante, por no utilizar otros descalificativos.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.