Clic para descargar el PDF de abril

Osteoporosis, ¿qué hay que saber?

¿Qué es la osteoporosis?

Es una enfermedad muy frecuente. Su característica más importante es que los huesos del esqueleto tienen una densidad menor de lo normal, son menos resistentes y pueden fracturarse ante pequeños  traumatismos o por el propio peso del organismo. El hueso, pese a su aspecto, es un tejido vivo. Continuamente se esta destruyendo y formándose hueso. La osteoporosis aparece  cuando se destruye mas hueso del que se forma.

 


¿Cuáles son sus causas?

Algunos casos de osteoporosis son causados por enfermedades como el hipertiroidismo, la artritis reumatoide o enfermedades como el mieloma, o por el uso de algunos fármacos como los corticoides, pero la gran mayoría de los casos no tienen causa conocida.

Los dos tipos más frecuentes son la osteoporosis postmenopáusica (favorecida por la falta de las hormonas, estrógenos, de la menopausia en la mujer) y la osteoporosis producida por el envejecimiento.
El riesgo de padecer osteoporosis se multiplica si se lleva una vida sin ejercicio físico, se fuma o se toma alcohol habitualmente.

¿A quién afecta esta enfermedad?

La osteoporosis puede afectar a cualquier persona, pero es más frecuentemente en los  mayores de 70 años (con la edad se pierde más hueso que el que se forma) y a mujeres en los primeros años después de la menopausia (por desaparición de las hormonas femeninas que entre otras funciones estimulan la producción de hueso).

En cifras podemos decir que la osteoporosis, en personas mayores de 50 años, afecta al 30% de las mujeres y un 8% de los varones. En mujeres de más de 70 años, hasta el 50% pueden tenerla.

¿Cuáles son los síntomas que produce?

La osteoporosis no produce dolor salvo que se complique con una fractura.  En los análisis habituales tampoco produce alteraciones. Decimos, por eso, que es una enfermedad SILENCIOSA,  ya que hasta que no se ha perdido mucho hueso y aparecen las fracturas o las deformidades (“chepa”, disminución de la talla, dolor) no se detecta.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar la osteoporosis antes de que se descubra por una fractura es necesario conocer la densidad del hueso de la persona. La prueba que nos permite conocer la densidad del  hueso es la DENSITOMETRIA (densito: densidad; metría: medir).  Es una  prueba simple, rápida e indolora. Podríamos decir que es como una radiografía normal.  Utiliza menos de la décima parte de la radiación que se necesita para una radiografía de tórax y menos que la exposición de un día a la radiación natural).


¿Cómo se trata la osteoporosis?

Como para otras enfermedades, lo mejor es la prevención.  Para la prevención debemos tener presente una alimentación variada que incluya buen aporte de CALCIO. También tener una exposición solar suficiente, ya que se necesita de Vitamina D y ésta se forma en la piel cuando recibe los rayos solares.  También es muy importante hacer actividad física deportiva, adaptada a la edad y la situación de cada persona. Aunque todo lo anterior es adecuado para cualquier edad, es especialmente importante en las edades jóvenes, ya que es la fase en la que se está acumulando hueso. Las personas jóvenes, especialmente mujeres, con mala alimentación, sin actividad física, con consumo de tabaco, son candidatos a sufrir las consecuencias de la osteoporosis en la edad adulta.

Cuando se detecta falta de densidad del hueso su médico le recomendará el tratamiento a seguir de entre los actualmente disponibles (bifosfonatos, derivados hormonales, hormona paratiroidea, calcitonina, etc.). Estos tratamientos retardan o detienen el proceso de pérdida ósea, reduciendo el riesgo de fracturas  y  sus complicaciones.

PERSONAS A LAS QUE CONVIENE HACER UN ESTUDIO DE DENSIDAD ÓSEA

a) Mujeres menopáusicas tiene familiares con osteoporosis o con fractura de cadera.
b) Mujeres con menopausia antes de los 45 años.
c) Mujeres a las que se extirparon ambos ovarios antes de la menopausia fisiológica
d) Mujeres menopáusicas muy delgadas (Índice masa corporal menor de 19 Kg/m²)
e) Mujeres menopáusicas fumadoras. 
f) Personas con antecedente de fractura por fragilidad
g) Personas con tratamientos prolongados con corticoides.
h) Personas con enfermedades que aceleran la pérdida de hueso: Hipertiroidismo, Hiperparatiroidismo, Anorexia nerviosa, Artritis reumatoide, Síndromes de malabsorción (enfermedad celiaca), Hipogonadismo, Hipercortisolismo (síndrome de Cushing), Insuficiencia renal crónica, Enfermedad hepática crónica, Enfermedad inflamatoria intestinal.
i) Personas con alteraciones radiológicas sospechosas de osteopenia y/o  con deformidad vertebral.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.