Segundo control de maduración de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana

La Denominación de Origen Ribera del Guadiana ha realizado durante la tercera semana de agosto el segundo control de maduración de la vendimia 2013, en las subzonas de Ribera Baja, Tierra de Barros y Ribera Alta. Según informan en nota de prensa, algunas de las muestras de uvas de la variedad Tempranillo recogidas por los técnicos, entre el 19 y el 21 de agosto, presentan ya valores próximos a la vendimia.

 

Se ha elevado el grado Beaumé debido a las elevadas temperaturas de estos últimos días, sobre todo a las noches tropicales con temperaturas mínimas superiores a 20 grados, que provocan una deshidratación de las bayas y una concentración de los azúcares y que indican una “madurez ficticia” de la uva.

En aquellos viñedos de variedades tintas que aún presentan elevados valores de acidez total y que disponen de una vegetación verde y en buen estado, sería conveniente esperar hasta que las uvas mejoren su madurez fenólica y su madurez aromática. En los viñedos que disponen de riego, sería conveniente aumentar las dosis de riego durante estos días de elevadas temperaturas.

Los viñedos de variedades blancas muestreados presentan unos valores elevados de acidez total y en la cata de las uvas no se detectan aún los aromas varietales.


En general, las catas de las uvas han puesto de manifiesto unos niveles muy bajos o ausencia de sabores herbáceos en los hollejos de las uvas catadas. La mayoría de los viñedos presentan una vegetación en buen estado y abundante. Se ha detectado algún viñedo con daños foliares, provocados por araña amarilla y mosquito verde, en los que se aprecian los racimos con bayas aún de colores verde y rojo, sin enverar y en condiciones totalmente adversas para finalizar bien la maduración.