Pronto se celebra el ‘jueves de compadres’ a Ribera del Fresno

Como ya dijera la periodista e investigadora Israel J. Espino en su blog Extremadura Secreta, “Hace miles de años, cuando éramos romanos, celebrábamos en estas fechas, las fiestas en honor de Attis, durante las que se reproducían los actos principales de la vida de este dios-hombre: nacimiento, emasculación, muerte y resurrección. Probablemente, aún antes, ya festejábamos la resurrección de la naturaleza y la llegada de la primavera y la fertilidad por estas tierras, y hoy en día, a pesar del paso del tiempo y de la historia, aún podemos descubrir, a poco que nos esforcemos, retazos poco ocultos de estos ritos. Aunque hoy le hemos negado el elegante nombre de Attis y lo llamamos, más cercanamente, “compadre”. Es lo que tiene conocernos desde hace tantos siglos, que se coge confianza".

En Ribera del Fresno se celebra el jueves de compadres donde unos ‘peleles’ de paja llamados “compadres” con unos exagerados atributos sexuales toman las calles antes de ser inmolados. Afirma el investigador ribereño Juan Francisco Llano que “estos compadres demuestran el carácter atávico de este festejo, a la vez que tiene un sentido de llamamiento a la fertilidad y a la primavera. Sus festivales se desarrollaban al inicio de la primavera y en ellos se lloraba la muerte y se festejaba la resurrección de esta deidad frigia de la vegetación”. 

En verdad, como cuenta Israel, “no puede abrocharse bien los pantalones este pelele ribereño con grandes atributos sexuales del atávico carnaval de la villa de Ribera del Fresno, a quien pasean por el pueblo”, según nos cuenta Llano Báez, “despertando la libido de las mozas, que al atardecer llevarán a la hoguera junto al río Valdemedel cuando el pelele es quemado”. 

Al confeccionarlo, es ritual que hombres y mujeres, cosa el cierre de las zonas erógenas para que sea lo más exagerado posible y pueda representar mejor "la fertilidad". 

Y como afirma el catedrático Fulgencio Castañar, apunta a una característica fundamental, la capacidad de resurrección que tiene el sujeto. Esto es lo que hace lógico que cada año se celebre.

Así se pregunta Israel J. Espino: “La pregunta es: Si las fiestas de la fertilidad y resurrección de la naturaleza se celebraban alrededor del equinoccio de primavera… ¿Por qué todos estos peleles se pasean por Extremadura en febrero, es decir, un mes antes? Me atrevería  a decir que la iglesia católica tuvo mucho que ver y no le haría ninguna gracia ver a estos seres en permanente erección mezclándose con su Semana más Santa. Así que nuestros antepasados, reacios a olvidar sus ritos ancestrales, se vieron obligados a adelantarlos un mes, cuando había más manga ancha gracias a los carnavales”.  

“Nada nuevo, pues, pero seguiremos rindiendo culto al renacer de la vida, al sol que la ilumina y a la tenaz fragilidad de los brotes que despuntan. Porque estamos condenados a repetir, año tras año, siglo tras siglo y milenio tras milenio, el milagroso ciclo de la vida. Y que dure” cierra ya J.Espino.

Sabida es su relación con el tiempo de carnaval, y es que el jueves de compadres no tiene una fecha fija en el calendario, varía cada año en función de la Semana Santa. Y tomando como referencia dos jueves antes del miércoles de ceniza, éste año 2014 se retrasa al 20 de febrero. Eran frecuentes en carnavales aquellas que invertían las imágenes del mundo oficial, que por unas jornadas representaban el mundo al revés, como el hecho de mantear al pelele vestido de “petimetre”, o las gentes disfrazadas de religiosos, que recibían las más variadas burlas.” Nos detalla Luis de la Cruz. 

En Ribera del Fresno, este tipo de burlas no duraban los pocos días que dura el carnaval, sino que se alargaban mucho más: tres semanas antes del carnaval se celebraba por los hombres casados el “jueves de compadres”; al que seguía la fiesta de las casadas, el “jueves de comadres”.

Igual que en la actualidad son los comerciantes y vecinos quienes organizan las fiestas populares más auténticas, ya en el XVII eran los artesanos quienes representaban sus propias comedias y bailes con los vecinos. Pio Baroja cuenta en sus memorias como pudo aún presenciarlos: “dos o tres veces vi el manteamiento del pelele como en uno de los tapices de Goya".

 

JUEVES DE COMPADRES

Para intentar comprender la fiesta como inercia socio-cultural y al mismo tiempo expresión de procesos y conflictos históricos, sociales y políticos, sobradamente son conocidas y reconocidas las fiestas en torno a una efigie que se convierte en ídolo festivo y chivo expiatorio capaz de aglutinar de modo catártico a vecinos y turistas en torno a sí. Son así llamados los Compadres en Ribera del Fresno.

Habría que decir, que a lo largo del día, las pandillas, dispersadas por diferentes parajes del término municipal, ya sean locales, cortijos o naves, para degustar los típicos vinos de pitarra del pueblo; así como los primeros productos de chacina, se dedica a realizar unos 'monigotes' o 'peleles' de paja –el típico compadre- con atributos sexuales muy marcados, atributos fálicos de forma exagerada. Ello demuestra el carácter atávico de este festejo a la vez que tiene un sentido de llamamiento a la fertilidad y a la primavera. Ya por la noche, todos los grupos de compadres con sus respectivos peleles regresan al pueblo, donde se reúnen para quemar el 'compadre', al invierno, junto con los pecados y los males. Estos muñecos participarán en el concurso de compadres para después ser quemados próximos al Arroyo Valdemedel en torno a las 19 horas será la cita. Como cada edición se les obsequiará a todos los compadres participantes con un detalle. Se trata de un buen motivo para pasar una jornada campestre con la familia y amigos en definitiva.

Para concluir la antropóloga, Silvia Pérez nos apunta: “recordaremos que algunas de estas prácticas se han perdido, otras se han recuperado, otras se han reinventado o adaptado y las que se mantienen, no nos engañemos, tampoco son lo que fueron.”

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.