Clic para descargar el PDF de abril

La úlcera gastroduodenal

La úlcera gastroduodenal es una enfermedad en la que se producen una o varias lesiones (llagas) en la pared interior del estómago o del duodeno.
Es una enfermedad muy frecuente (una de cada diez personas la presentarán a lo largo de su vida). Existen dos formas: la úlcera duodenal, más frecuente en nuestro medio que la gástrica, se diagnostica hacia los 40 años y es más frecuente en varones. La úlcera gástrica, se suele diagnosticar más tarde, hacia los 55 años y parece tener una igual incidencia por sexos.

 


¿Cuáles son las causas de la úlcera?: 
La causa exacta no ha podido determinarse todavía. Factores genéticos y factores ambientales como el alcohol, el tabaco, o los medicamentos, especialmente del tipo de la aspirina (antinflamatorios), junto con la infección por una bacteria llamada helicobacter pylori, contribuyen de forma decisiva en la aparición de la úlcera. En cuanto a los factores psíquicos, no se ha podido establecer relación entre úlcera gastroduodenal y cualquiera de ellos. Sí se ha comprobado que con tratamiento, pese a la persistencia de los factores psicosociales,  las manifestaciones y las complicaciones desaparecen.


¿Qué es el helicobacter pylori?
Es una bacteria que es capaz de infectar el estómago pese a que éste tiene un medio muy ácido. Posiblemente la infección se transmite por vía fecal oral y  persona a persona, aunque en el momento actual no existe seguridad de cómo se contrae la infección.
Casi el 100% de los pacientes con úlcera duodenal presentan la infección por helicobacter pylori, y cerca del 80% de los pacientes con ulcera gástrica. Por otra parte el helicobacter pylori puede estar presente en el estómago sin provocar enfermedad, lo que hace suponer que es un factor fundamental, aunque seguramente no el único en aparición de la úlcera.
La bacteria helicobacter pylori fue descubierta en 1979 por los doctores Robin Warren y Barry Marshall estudiando el estómago de pacientes con úlcera. Su descubrimiento ha supuesto un cambio radical en la historia de la enfermedad y por su importancia ambos médicos recibieron el premio Nobel en 2005.


¿Puedo tener úlcera? Síntomas.
Aunque algunas personas presentan síntomas leves, lo más frecuente es la presencia de: 
Dolor punzante en el epigastrio (zona alta del abdomen entre las costillas falsas)
Ardor de estómago.
Nauseas y/o vómitos.
Sensación de tener el estómago lleno (plenitud abdominal).
Empeoramiento de los síntomas si se está con el estómago vacío y mejoría cuando se toman alimentos o antiácidos.
Estas molestias afectan al paciente por temporadas, existiendo períodos libres de molestias. 
Algunos pacientes no presentan síntomas y de ellos, algunos debutan con una complicación, generalmente una hemorragia digestiva. Esto es más frecuente en ancianos, especialmente si están tomando aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios (diclofenaco, piroxicam, naproxeno, etc).
Es muy importante conocer que los síntomas de la úlcera son inespecíficos, es decir, que otras enfermedades pueden manifestarse con síntomas idénticos. Las personas de más de 40-45 años con síntomas persistentes debe ser estudiadas para descartar la presencia de cáncer gástrico, siendo la endoscopia digestiva alta o gastroscopia, la prueba con mayor fiabilidad diagnóstica

¿Cómo se sabe si existe infección por helicobacter pylori?
Existen diversas maneras: a través de una biopsia, mediante serología (anticuerpos en sangre), etc. Sin embargo, el test de la Urea en Aliento (o Test del aliento) es en la actualidad el indicado en la mayor parte de los casos por su eficacia, sencillez y tolerabilidad.  Consiste en en analizar el aire espirado (el aliento) tras haber ingerido una sustancia natural  llamada “urea” que va “marcada” con carbono ( C13 o C14). Si el paciente está infectado por el H.pylori  la urea se metaboliza y el carbono marcado aparece en el aire espirado, diciéndose entonces que la prueba es positiva y que existe infección.

¿Cúal es el tratamiento de la úlcera gastroduodenal?
Para conseguir la curación definitiva de la úlcera, al estar la mayoría asociadas a Helicobacter pylori  es obligatorio realizar un tratamiento antibiótico para intentar erradicar la infección (se denomina tratamiento erradicador). Si erradicamos la bacteria, se evitan recidivas tras la curación. Después de este tratamiento, el test del aliento nos permite asegurar si se consiguió, o no, la erradicacion del H. Pylori.
En los casos de úlceras causadas por unos medicamentos antiinflamatorios se deben intentar suprimir el tratamiento (aunque esto no siempre es posible).
En cuanto a la dieta, en la actualidad los pacientes con úlcera pueden llevar una dieta libre.  Ningún estudio ha demostrado que la dieta mejore la enfermedad. El paciente restringirá aquellos alimentos con los que note repetidamente que empeoran sus síntomas. Café, alcohol y tabaco, especialmente en cantidades inadecuadas deben ser evitados.

¿Puede prevenirse la úlcera péptica?
En la actualidad, no. La vacunación será un recurso disponible en pocos años.
Sí está en nuestra mano hacer un uso más racional de los antiinflamatorios no esteroideos, que con mucha frecuencia son consumidos como “automedicación” para síntomas de catarro, gripe, faringitis, dolor de variada naturaleza y fiebre. En estas situaciones se debe tener muy presente que aunque su uso sea cotidiano (probablemente demasiado cotidiano), estos medicamentos no es que no sean inocuos, si no que pueden provocar graves complicaciones, como hemos visto.  

Mas información en:
http://www.aegastro.es/Info_Paciente/HP_y_UP.htm
Este documento ofrece información general acerca de la Ulcera gastroduodenal, para que mejore su conocimiento sobre la misma. No tiene el objetivo de proporcionarle cuidados ni tratamiento.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.