Opinión. 'Muertes baratas'


Para escribir este artículo he buscado información sobre mortalidad infantil en internet, artículos de ongds que están sobre el terreno en países como Sierra Leona o Chad, estadísticas, planes de organismos internacionales... he leído artículos de opinión donde las emociones están sobre el papel, indignación, rabia, tristeza... he visto muchas fotos de niños y niñas como estandarte de campañas de ongds grandes y pequeñas para remover conciencias y recaudar fondos, he descubierto proyectos exitosos de intervención en zonas de la India o Brasil, impulsados por pequeños grupos y también por gobiernos y personas; he encontrado los fríos datos, incontestables, de millones de muertes sin sentido elaborados por instituciones de elevada solvencia en forma de diagramas de barras, gráficos a todo color de la muerte.



Quería indagar en las causas de los elevados índices de mortalidad infantil en amplias zonas del planeta, desde Afganistán hasta Mozambique, buscar cuales son las líneas de acción, qué se está haciendo realmente y quién lo está haciendo, dar a conocer proyectos o iniciativas, denunciar la falta de atención o de cumplimiento de los objetivos internacionalmente marcados de disminución y erradicación de la mortalidad infantil por causas evitables en todo el mundo.

Sin embargo, a cada tecleo en el buscador de cabecera, me ha parecido que está todo dicho en este tema, que se conocen las causas, las raíces del problema, que desde hace años existen planes, foros internacionales, acuerdos y convenios multilaterales que revisan y ponen en marcha, una y otra vez, medidas, estrategias... y, aunque es justo reconocer avances, el resultado es claramente insatisfactorio.

Las cifras impactan y nos dejan sin argumentos. No estamos hablando de desastres naturales, no hablamos de designio divino, estamos hablando de causas e v i t a b l e s. ¿Esto qué significa? Que se puede y se debe impedir que sucedan, por tanto, no se hace todo lo necesario para que estas muertes no se produzcan, para que las niñas y niños tengan derecho al presente y al futuro, independientemente del lugar o la familia en los que nacen.

Personas que se encuentran con sus vidas convertidas en carreras de obstáculos, desde que son engendradas hasta el momento de su muerte, chocando de frente con una forma de entender el planeta y todo lo que contiene como mercantilizable, las personas como prescindibles o "efectos colaterales" de agresivas políticas privatizadoras que persiguen transformar el derecho a la salud y a la vida en dinero que engorde la cuenta de resultados de alguna multinacional o el bolsillo de un político o responsable institucional en su correspondiente sobre o directamente a su cuenta en un paraíso fiscal.

Según los datos que se desprenden de esta gran cantidad de información, las causas más frecuentes de estas muertes son la falta de acceso a agua potable, atención sanitaria o una deficiente alimentación. Llevamos años hablando sobre el tema en foros internacionales, desde los países que gestionan las Ayudas al Desarrollo hemos creado organismos dotados de amplios presupuestos para solucionarlo y los avances son lentos, agónicos. Las respuestas son previsibles, las trabas muchas y a veces, las supuestas políticas de protección a los derechos humanos dan cobertura, precisamente, a los expoliadores para que actúen con total impunidad, con el respaldo de la ley. La muerte les sale barata, la ética aún afecta poco a su cotización en bolsa.

El sentido común nos dice que lo adecuado sería alejar estos servicios esenciales de la posibilidad de negocio, blindándolos frente a las privatizaciones que se han venido sucediendo desde los años noventa y que han dejado a millones de personas indefensas frente a la depredación de las grandes corporaciones. Mientras tanto, la realidad se empeña en llevarnos la contraria ¿sentido común?

Sin embargo, al mismo tiempo, luchando contra este sistema tremendamente injusto que se va adueñando de nuestras vidas, existe el trabajo de los colectivos y personas que han luchado y luchan para lograr cambios, que se han convertido en esperanza para muchos pueblos, parando la privatización del agua en lugares como Cochabamba, Bolivia, en el año 2000; activistas, sindicatos y grupos de agricultores/as que denuncian el agronegocio y la especulación con los alimentos, en manos de entidades financieras y multinacionales, que defienden el derecho a la soberanía alimentaria, como Via Campesina en todo el mundo; se consiguen logros mediante campañas de boicot al consumo de productos de multinacionales como Nestlé o Danone, responsables del retroceso de la lactancia materna y con ello de la muerte de más de un millón de bebés en países de África subsahariana como Togo o Brasil América del Sur;  una fuerte cadena de personas e iniciativas poderosas, que trabajan y cooperan con escasos medios,  invisibles ante los medios de comunicación, pero que hacen posible seguir creyendo en el mundo en que queremos construir.

Más información:

http://www.unizar.es/aguariospueblos/es/caso.php?id_eje=5&id_caso=38

http://www.taringa.net/posts/videos/9727472/Privatizacion-del-agua-La-guerra-del-agua-Cochabamba-Bol.html

http://www.viacampesina.org/es/index.php/nuestras-conferencias-mainmenu-28/6-yakarta-2013/1767-la-via-campesina-internacional-cede-el-relevo-a-africa

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=180740

http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Globalizacion/Buena_leche_y_mala_leche

http://www.dretalasalutalafrica.org/es/salud_en_Africa

http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/2014/09/la-muerte-infantil-sin-llanto-la-leche.html

http://www.grain.org/article/entries/4420-el-gran-robo-de-la-leche-como-es-que-las-corporaciones-le-roban-una-vital-fuente-de-nutricion-y-sustento-a-los-pobres


Este artículo forma parte del proyecto Mudalmundo VI “Cooperando en Comunidad”, desarrollado por el Colectivo CALA y financiado en parte con dinero público a través de la AEXCID (Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo)

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.