Opinión. 'Medioambiente. Irresponsabilidad social corporativa'



A la vista de la publicidad realizada en los últimos años por las grandes empresas, omnipresentes en nuestras vidas, como Repsol, BBVA, ACS, Inditex o Iberdrola, cualquiera diría que las multinacionales y transnacionales españolas han aprendido la lección y se han convertido en un ejemplo a seguir, incorporando políticas eficaces de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) a sus negocios, trabajando y cooperando de forma positiva en el cuidado del planeta. 



¿Qué es la RSC? Podríamos definirla como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas. Se entiende que, tras cumplir escrupulosamente la legislación, las empresas hacen un esfuerzo “extra” colaborando en la creación de una sociedad mejor. No es filantropía, se trata de asumir la responsabilidad por los impactos que genera su actividad. Basta con visitar sus páginas web y a un par de clics de distancia nos podemos encontrar con palabras como solidaridad, cuidado o compromiso.

¿Y qué hay de criticable en ello? Pues que, para que haya una política real de RSC en una empresa, es requisito indispensable que se cumpla la legalidad. Muchas de estas empresas, que exportan la “marca España” fuera de nuestras fronteras están implicadas en numerosas denuncias por acciones contra el medioambiente o los derechos humanos en los países en los que se instalan, y también en el nuestro. Comportamientos medioambientales poco escrupulosos que se esconden detrás de legislaciones laxas que sirven como excusa: “nosotros cumplimos con las leyes del país” dicen las empresas, cuando la realidad es que estas legislaciones insuficientes son parte indispensable del éxito de su negocio y que, en muchas ocasiones, se ha podido demostrar que han ejercido presión sobre los gobiernos para que las leyes en materia de medioambiente sean deficientes y les dejen operar a sus anchas.

Cualquiera de los casos que escojamos, no aguanta un análisis exhaustivo, como demuestra el Informe sobre RSC de las empresas del IBEX 35 en el año 2012. Un ejemplo práctico, el caso de Repsol. En su web aboga por el “desarrollo sostenible” o declaran “Damos respuesta a las necesidades sociales ambientales para satisfacer las necesidades de nuestra generación sin comprometer las de generaciones futuras”, mientras aseguran “Identificar y prevenir los posibles impactos que pudieran generar nuestras actividades en la sociedad y el medioambiente es una de nuestras máximas prioridades”.

Sin embargo, sus agresivas acciones en diversos puntos del globo apuntan hacia prácticas altamente contaminantes que ponen en peligro la biodiversidad y atentan, en ocasiones contra los derechos humanos de los pueblos originarios. Centrándonos en España, donde la legislación es supuestamente proteccionista y garantista, sin tener que buscar mucho, nos encontramos con prácticas que, según nuestro criterio, comprometen claramente a las generaciones del futuro y producen graves impactos que afectan a las generaciones del presente. Nos referimos, por ejemplo, al fracking, extracción de gas de pizarra que se consigue perforando el subsuelo y liberándolo mediante explosivos y agua a presión por toneladas, mezclada con productos químicos. Este método provoca pequeños terremotos, contaminación del aire y de las aguas  subterráneas y hace aflorar a la superficie metales pesados y altamente contaminantes como plomo, mercurio, uranio...

Otra de las acciones emprendidas por Repsol que ha generado una gran oposición en nuestro país ha  sido el proyecto petrolífero que la multinacional quiere llevar a cabo frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Se denuncia que la evaluación ambiental es deficiente por no haber tenido en cuenta la información científica actual en la autorización del proyecto, ni el grado de protección de la zona, en la que habitan un gran número de especies marinas, así como la grave repercusión que tendrá en el suelo marino y el alto riesgo de contaminación por accidente. La población y el gobierno canarios han manifestado también su preocupación por cómo afectaría una futura extracción de petróleo a la economía de la zona, basada  en el turismo. Hace unos meses se ha remitido a Bruselas, para su estudio por la Comisión Europea, un informe elaborado por una comisión de expertos y respaldado por varias asociaciones y colectivos, que acusa directamente al Gobierno español de incumplir, a sabiendas, acuerdos internacionales en materia de medioambiente y de no exigir a la petrolera el mismo rigor y las mismas medidas que la compañía emplea, por ejemplo, en sus prospecciones estadounidenses.  

En su web, la Fundación Repsol aboga por sensibilizar sobre el cuidado y la protección del medioambiente y promover el cuidado de la biodiversidad. La mayoría de las denuncias contra Repsol están formuladas por una sociedad sensible al cuidado del medioambiente y que lucha contra las prácticas de empresas que, como Repsol, ponen en riesgo la biodiversidad en nuestro  planeta.

http://www.observatoriorsc.org/Informe_memoriasRSC_ibex_2012_final_completo.pdf
http://www.repsol.com/es_es/corporacion/responsabilidad-corporativa/
https://www.salvalaselva.org/mailalert/829/no-financiar-a-repsol-con-ayuda-al-desarrollo
http://omal.info/spip.php?article6744
http://www.lavinca.org/index.php/335-los-tecnicos-de-la-comision-europea-atienden-las-denuncias-de-canarias-contra-las-prospecciones.html
http://www.eldiario.es/canariasahora/especial/petroleo/Bruselas-advierten-deficiencias-ambiental-Repsol_0_323718191.html
http://www.fracturahidraulicano.info/gas-fracking.html
http://www.huffingtonpost.es/2013/01/12/del-gobierno-a-la-empresa_n_2462329.html
http://www.repsol.com/es_es/corporacion/prensa/notas-de-prensa/ultimas-notas/13102014-repsol-y-cruz-roja-firman-convenio-marco-para-ayudar-colectivos-mas-vulnerables.aspx
http://www.ocsi.org.es/La-cooperacion-espanola-al
http://www.aecid.ec/ecuador/?p=1944

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.