Ángel García Calle. "Carta abierta a Cayo Lara y al Comité Central del PCEX"

Ángel García CalleCuando Cayo Lara arremetió contra mí la semana pasada no quise salir al trapo, primero, porque estaba en El Aaihún (Sáhara) en una misión internacional de observación, y, segundo, porque pensaba que era avivar un fuego que no tenía ningún sentido. Sin embargo, sí que le escribí un mensaje a través de facebook el pasado domingo al que aún no me ha dado respuesta. Cuando pensaba en hacer público ese mensaje en forma de carta abierta, se descuelga el PCEx con una nota de prensa publicada hoy. Así que voy a tratar de dar respuesta a los dos antes de irme a una Conferencia Internacional sobre derechos humanos que se va a celebrar en Argelia. Con esto quiero decir que yo no he cambiado ni espero cambiar.

Que voy a seguir siendo el mismo activista social, político de izquierdas y ecologista. Si he aceptado este cargo, en el que, por cierto, voy a ganar menos que como abogado (se puede comprobar porque todos los sueldos de cargos públicos constan en los presupuestos generales de la Junta de Extremadura), es para tratar de influir, de alguna manera, en la política de empleo del gobierno extremeño. En cuanto vea que no puedo o que no me dejan, me vuelvo a mi despacho. Son las ventajas de los que no somos profesionales de la política. Lo de Cayo Lara, el Comité Central del PCEx y todos aquellos que están criticando mi decisión (unos con respeto y otros sin vergüenza y desde el anonimato), creo que es un problema de mentalidad. Durante mucho tiempo nos han enseñado que sólo se puede trabajar como personal eventual en la Junta o en cualquier gobierno si tienes carnet del partido gobernante. Nos hemos quejado amargamente, todos, de que sólo contrataban a los suyos, valiesen o no. Y ahora que alguien se "atreve" a contratar a un profesional, aunque sea de otra ideología, también nos quejamos. ¿En qué quedamos?. En mi designación no hay más que una razón de confianza en mi persona: el actual director-gerente del SEXPE es el alcalde de Montijo para cuyo ayuntamiento he trabajado como abogado externo (igual que para no sé cuántos ayuntamientos más de distinta ideología) y que simplemente quiere un asesor de confianza.

 

Me duele que hayan sido los míos los que más ferozmente me han atacado. Echándome a los pies de los caballos estáis haciendo mucho daño a la dirección regional de IU en plena pre-campaña electoral. No sé si hay algún interés en ello para así justificar una bajada de votos de IU Extremadura que seguro va a haber y que sólo será consecuencia del comportamiento de Cayo Lara durante el debate sobre el pacto post-autonómicas, o si se trata de simple rencor, tanto por parte de Cayo Lara, que salió escopeteado del Consejo Político de IU Extremadura donde se decidió no apoyar al PSOE y abstenerse en la investidura del Presidente de la Junta, como, por parte del Comité Central del Partido Comunista de Extremadura, que ha pretendido imponer sus tesis minoritarias sobre la mayoría democráticamente expresada de Izquierda Unida Extremadura, a cuyo Coordinador Regional, Pedro Escobar, y a otros miembros de la Presidencia y del Consejo Político tengo que agradecer públicamente su apoyo personal.
Paradójicamente me tengo que sentir orgulloso de que mi caso al menos haya servido para poner de acuerdo en algo al PCEx y a IU federal.
En cualquier caso, creo que estáis haciendo el trabajo sucio al PSOE, que, curiosamente, casi no ha aparecido en ese asunto, salvo algún que otro impresentable que, desde el anonimato y la cobardía, se dedica a insultar en los blogs, como si a mí eso me molestara. Al contrario, me reafirma en mi decisión al traer a mi memoria aquellas palabras de D. Quijote: “ladran, entonces cabalgamos”.
Estáis haciendo un auténtico drama de este asunto, cuando debería ser algo absolutamente normal que unos gobernantes, de un partido cualquiera, pudiesen contar en su tarea de gobernar con personas de otras ideologías. En otros países más veteranos democráticamente eso sucede y no pasa nada.
A lo peor se va a tratar de eso. Déficit democrático. Tanto pregonar la democracia y la libertad y vosotros no la aplicáis en nuestra propia casa. Porque, en definitiva, parece ser que, aquellas personas que se quieran afiliar a Izquierda Unida o al PCEx deben tener en cuenta que, con su afiliación, deben renunciar a ocupar cualquier plaza de personal eventual en la Administración si ésta está gobernada por otro partido. Y eso, ni a mí se me avisó cuando me afilié, ni viene en ningún artículo de los Estatutos de IU ni del PCEx.
En cualquier caso, y ya termino, si he vulnerado algún precepto de esos Estatutos, me lo concretáis y yo dejo de ser militante de IU y del PCEx. En caso contrario me tendréis que expulsar vosotros, que ya pelearé yo por la continuidad de mi militancia. Pero en todo caso os EXIJO el respeto al que tengo derecho en mi VIDA PRIVADA y que me concede el art. 20, g) de los Estatutos de Izquierda Unida (a la que el PCEx también pertenece). Porque por ahora no tengo ningún cargo político ni organizativo ni representativo que me obligue absolutamente a nada de lo que vosotros me reclamáis. En caso contrario seré yo quien recurra a la Comisión de Garantías reclamándoos ese respeto, y en los tribunales, si hiciera falta. A ver si un juez es capaz de compartir la falta de libertad y el sectarismo del que hacéis gala.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.