Editorial febrero. 'Elecciones a la vista'

Se acercan las elecciones municipales y, como en todas las ocasiones anteriores, se comienza a repetir una serie de actuaciones por parte de nuestros políticos. Entre las más populares, posiblemente, se encuentren las ya clásicas inauguraciones de obras y servicios. No son pocos los Ayuntamientos de nuestra comarca que están aprovechando para hacer, y después inaugurar, lo que en cuatro años supuestamente no les ha dado tiempo.

 


En Villafranca de los Barros, en este último mes, ha destacado la “inauguración” de la calle Coronada que, aunque lleva muchos años donde está, ha recibido ahora un lavado de cara, con cambio de suelo y luz. Tal momento histórico ha conllevado dos actos institucionales: en uno de ellos, hace unos meses, se enterró una caja; y, en otro, se “inauguró” la calle, una vez finalizada la obra. Y siempre con la presencia permanentemente unida del alcalde de la localidad y el presidente de la Asociación de Vecinos “Virgen de la Coronada”.

Cuatro años antes de este acto, y nuevamente previo a las elecciones municipales, el alcalde Ramón Ropero puso la primera piedra de la hospedería “fantasma”, la que nunca se llegó a construir, entre otras cosas, porque era un despilfarro que la economía extremeña ya no se podía permitir de ninguna de las maneras. Años después de esta inauguración, se llevaron hasta la piedra fundacional. En este «lejío» quedan algunos restos del proyecto inicial, además de la construcción de un vial inservible.

Y como se acercan de nuevo las elecciones, vuelve a subir de temperatura el debate entre los diferentes grupos políticos sobre cuestiones relacionadas con, por ejemplo, la reducción del tope electoral del 5 al 3%. Esta medida, apoyada por Prex-Crex, IU y PP, en diferentes momentos de la legislatura, le supuso al PSOE su ruptura del pacto con los regionalistas (Prex-Crex) porque los socialistas no apoyaron esta medida que facilita la entrada de grupos políticos minoritarios en la Asamblea. El Partido Popular propone también bajar el número de diputados en el hemiciclo, medida que tampoco apoyan los socialistas porque consideran que están muy cerca las elecciones, a pesar de que de estos temas se llevan tratando toda la legislatura. Pareciera que el PSOE pretende mantener, aún más, el sillón inalterable. Mientras tanto IU, para reducir el número de políticos, apuesta por suprimir las diputaciones «y que los servicios que éstas prestan sean asumidos por delegaciones territoriales de la Junta de Extremadura». Sea dicho de paso, la Diputación es una institución que alberga gran cantidad de representantes públicos y empleados designados por los grupos políticos.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.