La necesaria aprobación de una normativa específica sobre turismo activo en Extremadura

Extremadura es una de las pocas comunidades autónomas que aún no cuenta con una regulación específica sobre turismo activo en nuestro país. Las empresas que operan en este sector se rigen por la Ley 2/2011, de 31 de enero, de desarrollo y modernización del turismo de Extremadura (marco general de desarrollo de las actividades turísticas, y en la que se insertan Dº y obligaciones del usuario y las empresas turísticas). Debemos recordar que la anterior ley es una de las más recientes en nuestro país pero que sin embargo no hace referencia a las actividades desarrolladas por empresas que prestan servicios de turismo activo o actividades deportivas en el medio natural.

 

El hecho de no contar con un posible decreto en nuestra comunidad hace que las actividades sobre turismo activo en Extremadura no estén del todo bien definidas y ello, desde mi punto de vista, crea una gran indefensión, tanto al usuario y consumidor de tales servicios como un gran vacío legal para las empresas que desarrollan las actividades que engloban el turismo activo en nuestra región.

 

El marco jurídico existente sobre el turismo activo es muy variado, ya que son muchas las CC.AA las que cuentan con decretos que hacen referencia a dichas actividades pero el articulado es muy heterogéneo. Desde mi punto de vista, las comunidades deben ser intervencionistas en esta materia para poder controlar y regular unas actividades que por sí conllevan un riesgo, eso sí, es un riesgo consentido por el usuario.

 

En otro orden de cosas sería primordial la elaboración de un decreto en nuestra comunidad por varios motivos, se determinarían qué actividades son turismo activo, podríamos tener un mayor control sobre empresas que actúan de forma ilícita, es decir, acabar con el intrusismo profesional (que tanto daño hace al sector, dejando de lado la contratación de seguros de accidentes, responsabilidad civil obligatorios y necesarios para tener cubiertas todas actividades que se realizan en el medio natural), tener un mayor control sobre la formación profesional de las personas que están al frente de tales empresas y ofrecer así unas mayores garantías jurídicas que vayan en beneficio de la activad turística, ya sea en relación a turismo activo o actividades desarrolladas en medio natural.
 

Es cierto que Extremadura en los últimos años ha notado un aumento en el sector turístico (se está invirtiendo tanto en formación como en ayudas al sector) y, desde mi punto de vista, la necesidad de poder contar con un decreto que regule dicha actividad además de poder atraer a más turistas, animaría a potenciar el turismo activo en nuestra región tanto por emprendedores autóctonos como de otras Comunidades Autónomas que verían con buenos ojos el desarrollo de un decreto creando una mayor seguridad jurídica en el sector para las empresas y usuarios.

 

La importancia del turismo activo en los últimos años ha llevado a que esté debidamente regulada en todo el panorama nacional, la gran demanda existente ha provocado que sea necesaria una mayor estabilidad o seguridad jurídica como anteriormente dijimos principalmente para poder da un servicio que sea atractivo y seguro.   

 

En definitiva obtendríamos mediante un Decreto la ordenación y el fomento de los servicios turísticos en el medio rural y del turismo activo. 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.