Opinión. 'El “españolismo” del futbolista catalán Piqué y su corte de mangas'

Imagen de okdiario.com

Es una más de la ambigüedad calculada de este personaje y de la necedad de alguna parte de su entorno ¿Qué pruebas hay sobre esta forma ambigua, casi cínica, con la que este jugador de la selección nacional juega al ratón y al gato con su españolismo o catalanismo, según convenga? Muchas. Cuando, de manera ineducada e insultante para los españoles, se silbó al himno nacional y a nuestro Jefe de Estado: “No hay que criticar los silbidos, lo que hay que hacer es pensar por qué se silba”. Ante la pregunta si se sentía español: “Por ahora soy español”. Suena el himno nacional en los prolegómenos de un partido internacional y el mozo estira el dedo corazón de su mano en lo que podría ser una actitud ineducada y obscena: “Es que estaba estirando los dedos (!)”.

 

Ahora va y  en otro partido se corta las mangas de la camiseta… Yo que sé (ni me importa) si lo hizo con alguna intención “inconfesable”; tal vez no: “Las corté porque me molestaban largas”… ¡Qué sé yo! Pues haber tomado una camiseta de mangas cortas, como hicieron la mayoría de sus compañeros (¡cuidado!: las camisetas de mangas cortas tenían un ribete con los colores nacionales, difícil de cortar). Pero qué más da. La polémica no deja de ser divertida en tiempos de tanta incertidumbre. Distinto es su “rajada”, en el tono lastimero de un pobre perro apaleado: “Después del campeonato del 2018, me voy”. Pero, “chaval” (como se dice en término futbolero): ¡vete ahora, ya!

El jugador se ha olido que los tiempo de tibieza e ineficacia del marquesado en la selección nacional se han acabado y que el nuevo seleccionador viene con bríos y con ideas y no quiere perderse el pastel. Se encuentra muy dolido, pero se queda… hasta que lo disfrute. Le pasa lo que a un amigo mío, que iba a dar una gran fiesta de jubilación y recriminó a uno de sus invitados una mala acción. El futuro asistente al convite le dijo, muy digno y enojado: “Eso que me dices me ofende, ¡cuando pase el banquete no quiero saber más de ti!”

Lamentablemente, una parte de los “críticos” deportivos, como el locutor de TVE que trasmitía el partido, defienden el españolismo de Piqué e incluso algunos de ellos opinan que no es necesario tener este sentimiento patriótico (y hasta admiten que pueda ser desdeñado) para jugar defendiendo los “colores” nacionales… ¿Diría lo mismo un periodista inglés, norteamericano, francés…? ¿Qué diría, por ejemplo, Nadal? O los olímpicos a los que se les llenan los ojos de lágrimas al oír su himno nacional. Yo reivindico mis sentimientos patrióticos frente a Piqué, como él hace con los suyos siempre que puede.

 

Manuel Montanero Morán

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.