El evento 'Vinopasión en la Ribera del Guadiana’ pasó por Hornachos el 1 de agosto

El pasado 1 de agosto, la villa pacense de Hornachos acogió la actividad 'Vinopasión en la Ribera del Guadiana Enobirding’, promovida por Fedesiba en el marco del programa LEADER y en colaboración con la Asociación Ruta Ribera del Guadiana y el Ayuntamiento de Hornachos.

Unos Fondos LEADER que pretenden la dinamización del turismo enológico, generar cultura del vino en la comarca y dinamizar socialmente la vida de los pueblos en el contexto actual de la pandemia. Toda una ruta ornitológica por la localidad y alrededores y cata de vinos elaborados en zonas Zepa de la comarca.

Antonio Flores Coleto, gerente de FEDESIBA, relató que  “se llevarán a cabo actividades en los 19 municipios integrantes de FEDESIBA, combinando catas de vino y recurso turístico, social o cultural”. Al tiempo que se hizo una introducción de los valores naturales de la Sierra Grande de Hornachos como espacio natural protegido, de todos sus valores y particularmente de su avifauna, así como de las actitudes de los vinos de la localidad.

Flores destacó la importancia del proyecto por su proyección, “porque posibilita la generación de cultura en torno a uno de los recursos más importantes de la comarca. Que posibilita el trabajo de las empresas comarcales dedicadas a los servicios turísticos, y que pone de relieve la capacidad de nuestra comarca en la vertiente turística tanto en el enoturismo como en otras vertientes del turismo el turismo de naturaleza, cultural, gastronómico, etc.”.

La sumiller Cati Bustillos, relató que “nosotros como empresa somos la encargada de realizar las actividades, explicamos lo que es la zona ZEPA, sobre todo lo que es Sierra Grande -Río Matachel Hornachos, las especies que son muy difícil de localizar y sin embargo se encuentran allí, como la collalba, colirojo real, roquero solitario, buitres leonados... El público ha sido un 50% de Hornachos, el resto de localidades próximas”.

Para esta ribereña, la diversidad que tenemos aquí es lo que más les llamó la atención, así como los vinos que se cataron, que fueron Vega del manzano blanco, variedades locales y el tinto roble ‘Amante’ de Castelar que fueron maridados con embutidos de Hornachos y el queso corteza natural de Buenavista de solo cabra”.

Por último, Adolfo, de Naturaleza del Sur, como experto en este tipo de actividad, ayudó a mostrar los recursos naturales y patrimoniales y darle también otro enfoque, “maridando” los vinos con el conocimiento de los recursos naturales, más concretamente el recurso ornitológico.

Según contó, “ se les muestra el material óptico y se les enseña a usarlo para hacer las observaciones más ágiles y sencillas. “Esto lo hacen con unos prismáticos que le entregamos para realizar la actividad y también a través de un telescopio terrestre que usamos para observaciones más complicadas y/o lejanas”.

“La parte que creo les llamó más la atención fue el ver que especies de aves tan pequeñas como la collalba negra y el roquero solitario son unas de las más buscadas por los pajareros internacionales y de fuera de nuestra región. Dejando al margen especies tan emblemáticas como el águila perdicera, águila real e imperial ibérica, presentes también en los distintos hábitats de esta zona”, relata.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.