Organizan un concurso audiovisual dirigido a los jóvenes sobre ocio alternativo. Vídeo elaborado por La Gaceta Independiente para el Ayuntamiento de Almendralejo

La comunidad jesuita abandonará en julio de 2021 Villafranca de los Barros

Esta decisión está vinculada al descenso de vocaciones a la vida religiosa y a la consiguiente reducción de jesuitas en los últimos años

El colegio continuará con su funcionamiento normal

El director titular del Colegio San José, Jaime Torralba, ha hecho público hoy a través de una carta a las familias que “en julio de 2021 terminará la presencia de la comunidad de la Compañía de Jesús en Villafranca de los Barros, aunque la Compañía seguirá presente en el colegio San José a través de la Fundación Loyola ACE, el apoyo de la comunidad de Badajoz y el trabajo comprometido de todo el personal del centro, por lo que éste continuará con su funcionamiento normal”.

Jaime Torralba ha explicado a la comunidad educativa que “este lunes 9 de noviembre, el Provincial, Antonio España SJ, visitó la comunidad y el colegio para comunicar a los jesuitas y al consejo de dirección esta decisión. La decisión, que ha sido comunicada al Sr. Arzobispo de Mérida-Badajoz en el día de hoy, se enmarca en el proceso de reestructuración de presencias que la Compañía de Jesús inició en 2014 con la integración de sus cinco provincias en una: la Provincia de España. Este proceso está íntimamente vinculado al descenso de vocaciones a la vida religiosa y a la consiguiente reducción de jesuitas en los últimos años, haciendo inviable la atención a todas las obras, al menos con el mismo modelo de presencia que hemos conocido hasta ahora”.

La presencia de los jesuitas en Villafranca se remonta a 1893, año en el que se fundó el Colegio. Son casi 130 años de esta comunidad en un colegio en el que “ha prestado un servicio inestimable, dando ejemplo de dedicación y entrega”, ha afirmado Torralba.

En la carta enviada a las familias por el director titular se explica que “el Colegio San José ha sido fundamental para muchas generaciones de Extremadura y del norte de Andalucía, cuando no había apenas centros en la zona que pudieran proporcionar educación secundaria y profundos valores cristianos. Y ha seguido siéndolo, hasta nuestros días, gracias a su residencia de estudiantes, masculina y femenina, y a haber sabido mantener y mejorar su nivel académico y su formación integral cristiana a lo largo de todo este tiempo. Sus características han hecho que nuestros alumnos desarrollen una profunda vinculación con el Colegio y se reconozcan en ella, allá donde se encuentren. Por eso, la Asociación de Antiguos Alumnos de Villafranca tiene una enorme carga emotiva y una gran repercusión social. Como sabemos, la aportación significativa del Colegio San José a la sociedad extremeña fue reconocida en 2017 con la máxima distinción de nuestra comunidad autónoma, la medalla de Extremadura, con motivo de cumplir los 125 años desde su fundación".

Y continúa Jaime Torralba explicando: "Los jesuitas también han estado desde el principio muy presentes en la vida espiritual y pastoral del pueblo de Villafranca. La colaboración con el clero local siempre ha sido muy estrecha y cercana. Además, han atendido la capellanía dedos Comunidades de religiosas, HH. de la Cruz y Carmelitas de la Caridad, con la celebración de la Eucaristía diaria y, en algunos casos, dirección espiritual. La visita a enfermos para llevarles la comunión también ha sido una tarea que han realizado siempre los jesuitas. Desde muy pronto, la creación de la Escuela diurna, llamada 'Las Escuelitas', para la formación de niños, y la nocturna para aprendizaje de carpintería, mecánica y electricidad para mayores, fue una gran aportación a la juventud de Villafranca. Las 'Escuelitas' dejaron de existir en los años 60 y los locales se utilizan ahora para aulas de Educación Primaria del Colegio. En estos 127 años han surgido numerosas vocaciones a la Compañía, tanto de alumnos del Colegio, como de naturales de Villafranca Por todo esto, la ausencia de la comunidad de jesuitas se va a sentir mucho, pero también nos lleva a dar gracias por tantos compañeros que durante tantas décadas han vivido y ofrecido este gran servicio desde ella. Y a dar gracias, también, por quienes seguirán trabajando en el colegio, con el apoyo de la comunidad de jesuitas de Badajoz: sabrán seguir llevando adelante, en fidelidad creativa a la misión, una tradición viva en el siglo XXI”, finaliza la carta.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.