Acometen trabajos de mejora en una escalinata del parque Espronceda de Almendralejo

Ha consistido en la demolición del tramo central de la escalinata, que era el lugar por donde más agua fluía

El Servicio de Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Almendralejo llevó a cabo entre los día 25 y 29 de enero una intervención en la escalinata de la entrada oeste del parque de Espronceda, que se halla situada enfrente del Teatro Carolina Coronado.

La intervención pretende eliminar la presencia de agua que fluye por las juntas entre las huellas y contrahuellas que forman la escalinata y que proviene, tras la labor de investigación realizada al respecto, de la falta de impermeabilización de las tres fuentes ornamentales que contiene el parque, así como por los parterres del mismo.

La actuación ha consistido en la demolición del tramo central de la escalinata, que era el lugar por donde más agua fluía, hasta llegar a la losa de hormigón de formación de pendiente de la escalinata.

Según informan desde los servicios de urbanismo municipales, “una vez hecha la demolición se ha podido comprobar que el agua fluye bajo el pavimento del parque, teniendo localizada una de sus salidas en la zona de intervención. Dado que la solución de dotar de impermeabilización a las fuentes ornamentales y los parterres es mucho más invasiva y precisaría de la consideración de los responsables del servicio técnico municipal, a quienes ya se ha trasladado este asunto, se plantea realizar un drenaje en la escalinata consistente en la nueva formación de los peldaños rellenos de material granular de granulometría uniforme de tamaño 40-50 mm, así como el levantado del pavimento de la acera contigua a la escalinata en su ancho completo hasta alcanzar el imbornal enfrentado a la misma y que se encuentra en la calzada, de forma que el vaciado practicado en la acera se rellena del mismo material granular indicado anteriormente, previo a la repavimentación”.

De esta manera se forma un canal drenante por debajo del pavimento de la escalinata y de la acera, dando salida al agua fluyente por debajo del pavimento, evitando que la misma corra sobre el pavimento, formando una película de agua que disminuye la resistencia al deslizamiento y aumenta el riesgo de accidentalidad de los peatones.

“Por otro lado, y dado que las líneas de agua alcanzan a la calzada, observándose que el agua procedente del parque también brota por la junta existente entre la calzada y el bordillo que forma parte de la acera, se abre un caz en la calzada a cielo abierto que se rellena con idéntico material granular empleado anteriormente y se conecta al mismo imbornal. Posteriormente se repavimenta con hormigón HM-20/P/20”, concluye la información aportada.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.