Zenobia Camprubí y las mujeres silenciadas

“La Igualdad es el alma de la Libertad, de hecho, no hay Libertad sin ella.” Frances Wright

En este día de la mujer quiero reivindicar la figura de una gran mujer feminista, luchadora y humana que ha sido recordada siempre a la sombra de su marido. Ella simboliza la historia de muchas féminas. En algún momento no comprendía como una persona como Zenobia asumió por amor el cuidado de Juan Ramón Jiménez, ciertamente un gran escritor, aunque ella por sí misma, creo, podría haber brillado literariamente y en otras facetas, pero decidió de forma voluntaria ser su esposa, inspiradora, amante, enfermera, mecanógrafa, organizadora de sus escritos, gestora de la edición de sus obras y de su correspondencia, su sustento, incluso su madre porque aunque él goza la categoría de genio como escritor, era un inepto social, mas luego he comprendido que este ser gozó de automía y libertad para decidir su acciones a pesar del escritor.


“Después de todo, yo soy en parte dueña de mi propia vida y J.R. no puede vivir la suya aparte de la mía.”

Desde muy joven publicó artículos y relatos en la prensa americana: Una escapada milagrosa, El desván que he conocido y Cuando mi abuela asistía a la escuela por el que recibió un premio. Empezó una novela que no concluyó y sus Diarios en los que nos cuenta su vida y la de su esposo durante veinte años, desde 1937 hasta un mes y medio antes de su muerte. El primero referido a su estancia en Cuba, de 1937 a 1939, el segundo a su permanencia en Estados Unidos, de 1939 a 1951 y el tercero a su vida en Puerto Rico, de 1951 a 1956 tres días después de que le concedieran el premio Nobel a su cónyuge, gracias a que ella lo había gestionado.

“Mi esposa Zenobia es la verdadera ganadora de este premio. Su compañía, su ayuda, su inspiración hicieron, durante cuarenta años, mi trabajo posible. Hoy sin ella, estoy desolado e indefenso.”

Recordemos que nació en Malgrat de Mar en 1887 en una familia culta y rica por lo que recibió una excelente educación. Estudió Literatura e Historia en América y en Europa. Políglota, inglés, español, francés y algo de italiano, y cosmopolita, viajó y vivió en Barcelona, Nueva York, Suiza, Valencia, Huelva, Cuba, Madrid, Buenos Aires, Puerto Rico donde murió en 1956. En su juventud se codeó con personajes de la cultura y la alta sociedad adelantada que contribuyó a su gran preparación, liberalismo y valía. Carácter alegre, luchadora, positiva, elegante, sociable.

“Voy deprisa por el mundo, llena de risa y de amor, todo el que me lo pide, risas y besos le doy.”

Traductora: del poeta indio Rabindranath Tagore. Su primera traducción del bengalí fue firmada por Juan Ramón y sus iniciales, en las siguientes firmarían los dos, también tradujo a Edgar Alan Poe, Shakespeare, Shelley, Pound, Yeats entre otros.

Emprendedora: desde amueblar y alquilar pisos a diplomáticos, abrir tiendas de arte popular, exportar cerámica portuguesa hasta decorar los paradores de Ifach y Gredos.

Profesora: impartió clases en las universidades de Maryland y Puerto Rico.

Conferenciante: en la universidad de Duke de Estados Unidos y en la de Puerto Rico (La mujer española en la vida de su país.)

Solidaria: acoge a doce niños en su casa, gestiona la implantación de bibliotecas itinerantes en las prisiones, vocal de la junta de ayuda a España en La Habana, funda “la enfermera a domicilio” para ayudar a familias pobres, colabora en colonias infantiles, recoge fondos para los niños de Puerto Rico, colabora en la ayuda a los intelectuales españoles…

Todo esto y mucho más podríamos enumerar de la personalidad de Zenobia Camprubí, pero lo que más me interesa resalta, en este momento, es su compromiso con la emancipación femenina. Hemos comprobado en este breve repaso de su vida que fue una privilegiada en muchos aspectos, pero también comprendía que la mayoría de las mujeres de su época no gozaban de ellos y luchaba para conseguir unos derechos que la mayoría no tenían. A veces, algunos movimientos feministas, creo que por ignorancia, la han tachado de dócil y conservadora, nada que ver con la Zenobia vitalista, independiente, revolucionaria, polifacética y solidaria con la causa de la igualdad:

Vocal de la asociación Nacional de mujeres españolas (Asociación feminista-política-económica-social), colabora en la creación de la asociación de mujeres universitarias, secretaria del comité de Becas para estudiantes españolas en el extranjero, trabaja en una prisión de mujeres en La Habana, y sobre todo miembro destacado y secretaria del Lyceum Club Femenino que junto a María de Maeztu , Victoria Kent, Clara Campoamor, María Lejárraga, María Teresa León, Concha Méndez, Margarita Nelken, Pilar de Valderrama, Carmen Baroja y muchas más impulsaron la cultura y las obras sociales. Es cierto que la mayoría de sus componentes pertenecían a clases acomodadas, pero este club no tenía restricciones ideológicas, aunque la mayoría eran mujeres progresistas, tampoco por el estado civil o la orientación sexual.

Mujeres literatas, pintoras, científicas, filósofas, revolucionarias, por su gran valía, como Zenobia Camprubí, que han participado en el avance de la igualdad entre hombres y mujeres han sido silenciadas, y lo siguen estando en contextos sociales y culturales en los que deberían estar presentes por ellas mismas, no como “señora de “. Un ejemplo patente es su invisibilidad en los libros de texto. No sólo los hombres han construido la historia y la intrahistoria, pero en esta sociedad tradicional y machista, en la que vivimos desde hace siglos, las mujeres han sido silenciadas, cierto que en los últimos tiempos se han conseguido logros importantes, pero insuficientes, por eso hay que seguir trabajando para erradicar los estereotipos impuestos.

Caminemos juntos, como seres humanos parejos, para que la travesía sea más satisfactoria y los resultados placenteros.

María José Donaire Pulido

 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.