El Extremadura certifica la clasificación para la Segunda B Pro

EXTREMADURA UD – UD MELILLA  2-1

Los goles de Rubén Mesa y Kike Márquez son suficientes para conseguir el principal objetivo de la temporada. El juego de los jugadores de banda fue clave para la victoria ante el Melilla

Pocas personas podían imaginar que a falta de una jornada para el final de la primera fase regular, el Extremadura iba a certificar su billete para la Liga Pro. Esto es fútbol y esta una de las maravillas del balompié; cuestión de dinámicas, cuestión de estados de ánimos.

Almendralejo afrontó la cita a la altura y, aunque todo está marcado por la pandemia, el partido de este domingo nos brindó algo de esa normalidad que añoramos. Durante los noventa minutos del crono de hoy más lo que dure la resaca de la gesta, los aficionados azulgranas fueron y serán un poquito más felices.

El fútbol moderno nos tiene acostumbrados a ver a los extremos jugar a pierna cambiada, una variante táctica que no dispuso Manuel Mosquera en el dibujo con el que partía en la matinal del domingo ante el Melilla. Fue el artífice del peligro azulgrana en la primera mitad con Hidalgo y Pastrana percutiendo por banda derecha e izquierda respectivamente para canalizar todo el ataque a través de transiciones rápidas. Así llegó la primera opción de peligro cuando Hidalgo condujo hasta casi la línea de cal y puso un buen balón que no encontró rematador.

Por el costado izquierdo, Pastrana estuvo muy activo aportando profundidad y rapidez al juego de los almendralejenses. De sus botas nació el primer tanto en torno al cuarto de hora cuando condujo hasta el fondo y centró un balón al segundo palo que remató la cabeza de Nico Hidalgo sin aparente riesgo para el cancerbero. Sin embargo, cuando parecía que el peligro se había esfumado, la pillería de Rubén Mesa se antepuso al plácido sueño de la zaga local para, con la puntera, empujar el balón entre los tres palos casi a cámara lenta. Apareció el delantero que llegó en verano para hacer cosas como ésta.   

El gol no cambió el guion del encuentro. El Melilla optaba por posesiones largas que acaban en nada y el Extremadura se sentía cómodo esperando atrás y elaborando rápidos contragolpes. En torno a la media hora, un buen balón de Sergio Gil habilitó a Rubén Mesa en carrera a la espalda de los centrales; el delantero armó el disparo y el balón se estrelló en la madera. No obstante, no hubo motivos para lamentarse, porque la jugada prosiguió y tras un par de rechaces el balón llegó a los pies de Kike Márquez que, desde la frontal del área, disparó con clase y ajustado al palo para poner el dos a cero en el electrónico. Imposible para Rubén Gálvez y efectividad total en el Extremadura, lo que no acostumbrábamos tampoco a ver; como el tercio de la grada del Francisco de la Hera que ocupaban los 3.500 miles de aficionados que llevaron en volandas al equipo dejando a un lado lo extradeportivo. A la altura de las circunstancias, como siempre.

Al Extremadura le funcionada su puesta de largo y en el 37, un testarazo de Nico Hidalgo a centro de Pastrana obligó a la palomita de Rubén Gálvez para mantener vivo a los suyos. Aunque el ataque visitante no generó mucho peligro, sí aprovechó la primera indecisión defensiva para recortar distancias. Fue Iker Hernández quien, con una buena maniobra, se benefició del error local para recortar distancias en el marcador antes del descanso.

Segunda parte

Al Melilla se le acaban todas las candidaturas para entrar en Liga Pro, por  eso, puso una marcha más al partido tras volver de vestuarios. Fran García arrancó desde casi la medular para superar en velocidad a todo rival que se cruzaba en su camino, sin embargo, una vez dentro del área el cansancio le privó del acierto a la hora del pase. Minutos después fue Pepe Romero quien lo intentó desde la frontal pero el balón se marchó medio metro por encima del larguero.

El Extremadura apostaba todo a su planteamiento inicial, pero la velocidad punta de sus extremos ya no era la misma que la del primer acto. El Melilla acumulaba más hombres en el centro del campo y liderados por Isi Gómez empezaron a merodear con más asiduidad por el área de Casto; eso sí, sin apenas poner en apuros la ventaja azulgrana. Fran García lo intentó con un disparo raso apenas sin ángulo que Casto tapó bien para enviar a córner.

A Manuel no le gustaba lo que veía y optó por mover el banquillo. Tala, nervioso en algunos tramos del partido, dejó su lugar en el campo a Sebas Coris. Entonces Enmanuel pasó a ocupar el lateral izquierdo y Nico Hidalgo, el jugador más peligroso del partido, hizo lo propio en el carril derecho. Los extremos volvieron a jugar a pierna cambiada, pero tampoco mejoró por dentro el Extremadura, y eso que Sergio Gil jugó su mejor partido de la temporada. Tal fue así, que poco tardó el míster azulgrana en sacar del campo a Pastrana para retrasar en el costado a Kike Márquez y buscar la brega de Copete en la mediapunta.

Se armó por dentro el Extremadura y supo sufrir. No es que el Melilla asustará pero sí mantuvo el tipo sin conceder ocasiones y sin echar de menos a Saúl González. A los de Almendralejo les faltó mantener la posesión para jugar con el ritmo y el reloj, pero siguieron abocados al fútbol directo, aun cuando las fuerzas flaqueaban. Poco a nada nuevo interesante pasó en el verde hasta al pitido final. Sí en el banquillo desde donde Manuel arengaba a una afición que bien merecía revivir algo como lo de hoy. El domingo dulce lo completó el Badajoz con la victoria ante el Mérida, que certificaba la clasificación para la liga pro a falta de una jornada. Los hermanos se ayudan en la vida.

El objetivo de la temporada, más aun viendo cómo ha ido transcurriendo, ya está conseguido. Ahora pueden poner miras en la clasificación para los play off de ascenso, pero primero tendrá que ganar el próximo fin de semana ante el Socuéllamos. Una victoria le permitiría afrontar con garantías la siguiente fase ante los equipos madrileños y, por qué no, soñar.

Ficha

Extremadura UD: Casto; Enmanuel, Fran Cruz, Dani Pérez, Tala (Sebas Coris, 61’); Elías, Sergio Gil (Lele, 85’); Nico Hidalgo, Kike Márquez, Pastrana (Nando Copete, 75’); y Rubén Mesa.

UD Melilla Rubén Gálvez; Pepe Romero (Eder, 76’), Alberto Marín, Molina, Gutiérrez (Alí, 51); Parla (Ferrera, 76’); Altamira, Isi Gómez, Borja Díaz (Agus Alonso, 66’), Gutiérrez, e Iker Hernández (Marcos García, 66’)

Goles: 1-0, min 13: Rubén Mesa.  2-0, min 32: Kike Márquez. 2-1, min 40, Iker Hernández.

Árbitro: Juan Peña Varela, asistido en bandas por Rafal Alba Jiménez y Fco Javier Expósito Jaramillo. Todos del comité andaluz. Amonestó por los locales a Sergio Gil (10’) por los visitantes a Alí (72’)

Incidencias: Estadio Francisco de la Hera. Partido correspondiente a la jornada 17ª de la segunda división B, grupo 5B. 3.500 espectadores.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.