APAG Extremadura Asaja califica de “atraco” para los agricultores extremeños el régimen de eco-esquemas que quiere “imponer” Europa

“Los agricultores sufrirán una doble reducción de la PAC por la bajada de los presupuestos y porque los eco-esquemas se financian con el Pago Base”, aseguran
 
El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha calificado de “atraco” a los agricultores extremeños el régimen de eco-esquemas que quiere “imponer” Europa en la futura PAC.
 

Entre los problemas que ha denunciado Metidieri con estos nuevos eco-esquemas se sitúa “el incremento de la burocracia, en vez de reducir los trámites, un endurecimiento en las normas ambientales, que son de imposible cumplimiento, lo que también generará más dificultades en las labores del campo”.
 
Y es que, según ha explicado el dirigente agrario, los eco-esquemas “chocan con las prácticas agrarias tradicionales, lo que va a ser un lastre para el campo extremeño porque no se podrán llevar a cabo”.
 
Esta realidad la expuso ayer el presidente de APAG Extremadura Asaja en una reunión con el director general de la Política Agraria Comunitaria, Javier Gonzalo, en la que también participaron otras organizaciones agrarias y cooperativas agroindustriales de Extremadura, y cuyo objetivo era abordar los diversos aspectos de la nueva PAC 2023.
 
Según Metidieri, hay mucha buena voluntad y muy buenas palabras, pero no se garantiza nada ni se ofrecen soluciones al campo, porque, además de los problemas con los eco-esquemas, también hay dificultades con la condicionalidad reforzada que conlleva nuevas exigencias climáticas y medioambientales, con la consiguiente reducción de las producciones.
 
En definitiva, lo que supone es que se va a “perder mucho dinero” puesto que primero se ha reducido el dinero previsto para la PAC y ahora han surgido estos eco-esquemas que se financian con dinero que se detrae del Pago Base (entre el 20 y 30%) con su entrada en vigor a partir de 2023.
 
El dirigente agrario ha vuelto a denunciar que se legisla desde un despacho y sin conocer la realidad del campo, lo que está haciendo que cada vez sea más complicada la actividad agroganadera, que es fundamental para cualquier país, como se ha demostrado durante la pandemia.
 
“A este paso se va a acabar con toda la agroindustria, lo que supondrá una dependencia total del exterior, además de fulminar el modo de vida de miles de pequeños municipios y de un mundo rural que, día a día, ve cómo se legisla de espaldas a ellos y desde un despacho urbanita. “Así nos luce el pelo”, ha señalado Metidieri, con políticos que no tienen ni cinco minutos para escuchar a los agricultores, como nos pasó después de la tractorada”, ha afirmado.
 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.