José María Ramírez participó en una jornada de presentación del proyecto del regadío de Tierra de Barros

El alcalde, José María Ramírez, considera que el proyecto de regadío de Tierra de Barros "va a significar un revolución en el futuro de las explotaciones agrícolas". Así lo dijo ayer en una jornada de presentación a los trabajadores agrícolas y en la que ha participado la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García.

Además asistieron a la inauguración de la nueva sede de la Comunidad de Regantes Tierra de Barros en Almendralejo
Ramírez señaló que este es un "proyecto enorme" ya que "nunca se ha invertido en agricultura una cantidad similar". Y ha añadido que la ejecución de las obras se traducirá en "una gran movilización de empresas y personas, y más puestos de trabajo en el mantenimiento".

El alcalde recordó que ha habido gente "escéptica" sobre la ejecución del proyecto y ha señalado que "es importante" que se está hablando de fechas, y que las expropiaciones comenzarán en el verano, por lo que ha indicado que "esto es una realidad".

La consejera dijo que “nunca ha habido un mejor plan de empleo rural, ni mejor programa de fijación de la población rural, como la transformación en regadío de 15.000 hectáreas en Tierra de Barros, ya que supondrá una indispensable herramienta para combatir el reto más importante al que se enfrenta la sociedad extremeña, la despoblación”.

Las localidades de Almendralejo, Alange, Acehuchal, Villafranca de los Barros, Villanueva de los Barros, Ribera del Fresno, Solana de los Barros, Torremejía, La Zarza, Fuente del Maestre, Mérida y Villagonzalo formarán parte de este proyecto, que cuenta con un presupuesto de ejecución de obra de más de 250 millones, que impulsará al sector agroalimentario de la región y que traerá consigo un gran impacto económico y social en Extremadura. En total son más de 1.200 regantes los que se beneficiarán del mismo.

PROYECTO DE INFRAESTRUCTURAS ESENCIALES

Se contará con una dotación de 2.765 metros cúbicos de agua por hectárea al año, a través de riego de apoyo con sistema por goteo, destinando el 63,4 por ciento a las viñas, el 36,2 por ciento a olivares y el 0,4 por ciento restante a otros cultivos.

Se abastecerá de los embalses de Alange y Villalba. El sistema de riego será por demanda ordenada, bajo petición previa del regante a la comunidad de regantes, que establecerá el horario de riego.

El sistema consta de dos captaciones de aguas superficiales con sus respectivas estaciones de bombeo, una en Alange y otra en Villalba; así como una serie de conducciones de impulsión y conducciones principales de los recursos hídricos entre algunas de las poblaciones.

Además, se establecen 17 sectores de riego y las 3 balsas de regulación incluidas en el proyecto disponen de una capacidad de almacenamiento de 14 hectómetros cúbicos. Dispondrá de una planta fotovoltaica, que producirá 11,4 megavatios y ocupará más de 32 hectáreas.

El 65 por ciento de la energía necesaria para este regadío se aportará desde la planta con energía renovable, lo que supondrá un ahorro de coste energético estimado en el 79 por ciento, es decir, 44 millones de euros en 25 años.

El presupuesto total para habilitar este regadío asciende a 250 millones de euros y, en breve, se procederá a tramitar la información pública de la evaluación de impacto ambiental y la concesión de agua con la Confederación Hidrográfica del Guadiana.
A preguntas de los periodistas, la consejera indicó que la obra se licitará a finales de este año o principios de 2022, por lo que el inicio de las obras sería para 2023 y su finalización, si se cumplen todos los plazos, para 2027.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.