La Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo reclama que la localidad deje de captar agua del río Guadiana

El embalse de Villalba de los Barros tiene “una larga y didáctica historia de incumplimientos y propaganda. Se adjudicó en marzo de 2006 con un período de ejecución de 48 meses, comenzaron las obras en 2008 y concluyeron en 2010. La inversión fue de 18 millones de euros”, señalan desde la Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo.

El problema del abastecimiento de agua a Almendralejo no es nuevo. En el año 2010, en la Revista de Obras Públicas n.º 3.509, ya se exponía que “Almendralejo lo hace [captación de agua] desde un bombeo en el río Guadiana, con toma junto a la desembocadura del río Matachel, lo que supone por un lado un coste energético importante dada la distancia y diferencia de cota existente entre la toma y la población, y por otro el uso de un agua con una calidad inferior, debido fundamentalmente a los nutrientes y materia orgánica aportados por las escorrentías del riego de la zona de las Vegas Altas del Guadiana.

La solución definitiva a esta problemática se planteó inicialmente mediante una nueva toma en el embalse de Alange, pero posteriormente se consideró preferible realizar los abastecimientos desde la nueva presa de Villalba de los Barros, lo que supone un importante ahorro energético al disminuir notablemente la elevación precisa, así como un ahorro del recurso hídrico en el embalse de Alange, muy comprometido con los riegos de las Vegas Bajas del Guadiana. Para ello, es preciso finalizar y poner en servicio la presa de Villalba, y realizar la infraestructura para su aprovechamiento, lo que está previsto por la Confederación Hidrográfica del Guadiana”, expresan.

Y añaden: “La mala calidad del agua del río Guadiana para Almendralejo es algo que se repite de forma insistente en los más diversos documentos. Por ejemplo, Rubén Sánchez del Viejo en su trabajo de Fin de Grado (2019) manifiesta: “… Almendralejo se abastece directamente del río Guadiana, no siendo la calidad de esta agua óptima debido a los nutrientes aportados por los regadíos existentes en la zona”, “La presa de Villalba de los Barros se ideó para solucionar este problema de abastecimiento al contar el embalse con una capacidad de 106 hm3 y mejorar notablemente la calidad del agua que se proporcionaría a la mancomunidad, especialmente a la ciudad de Almendralejo”.

La Plataforma contra la contaminación de Almendralejo lleva luchando por que el municipio deje de captar agua del río Guadiana desde hace más de una década. En ese periodo ha solicitado información al Ayuntamiento de Almendralejo, al servicio Extremeño de Salud, a la Consejería de Medioambiente, a la Confederación Hidrográfica del Guadiana. “Y ante la falta de respuesta o de una respuesta incompleta de alguna de estas instituciones, ha recurrido al Ministerio de Medioambiente, al Defensor del Pueblo, al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, y al Comité de Peticiones de la Unión Europea. Para conseguir copia de los análisis del agua potable suministrada a la población tuvo que recurrir a los tribunales por dos veces, ganando el pleito en las dos ocasiones”.

Manifiestan que “los planes quedan bien en los proyectos y para hacer propaganda, pero en muchas ocasiones no pasan del papel. Aunque sirven para que los políticos vendan lo que después no se llega a realizar en la práctica.En el Plan Hidrológico Nacional (PHN) del año 2005-2010, ya se recogía la asignación del abastecimiento a la población de Almendralejo a partir de 2015 del embalse de Villalba, que suministrará el 83,4% de la demanda. El resto de la demanda (16,6%) se asigna al río Guadiana. Como se incumplió este PHN, el del año 2015 decía los mismo, y de nuevo se volvió a incumplir. Y nos tememos que lo mismo volverá a suceder con el del año 2021.

En la actualidad siguen apareciendo noticias en los medios de comunicación en las que las autoridades responsables parecen haberse dado cuenta de la gravedad del problema. En junio de 2020 el alcalde de Almendralejo manifestaba: ‘Dejar de beber del río Guadiana se hace ya inaplazable’. Casi una año después, los medios informaban de que la Junta de Extremadura planificaba el suministro de agua potable a Almendralejo desde la presa de Alange”.

En declaraciones a un medio de comunicación en junio de 2021, el alcalde de Almendralejo informaba que “viñas del Plan de Regadío de Tierra de Barros recibirían agua del embalse de Villalba antes que los ciudadanos. No sabemos cuál es el plan de prioridades de la Junta de Extremadura, pero a la vista de estos datos podemos hacernos una idea”.

También consideran significativo que en el año 2010 “se considerase que el recurso hídrico en el embalse de Alange estaba muy comprometido con los riegos de las Vegas Bajas del Guadiana, y 11 años después, no se sabe el porqué, ya tiene agua suficiente, no solo para el abastecimiento de Almendralejo, sino para el proyecto de regadío”.

“Esperamos que se tomen medidas urgentes para no seguir exponiendo a la población a un riesgo evidente debido a la mala calidad del agua captada en el río Guadiana. También es necesario que los Planes Hidrológicos cuenten con un epígrafe de prioridades de las acciones, visto lo visto”.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.