Este viernes liberarán a un alimoche recuperado en el hospital de AMUS

'Liquen' es el nombre otorgado a un alimoche por el color de su cara, que se asemeja al de los líquenes que crecen en los cantiles rocosos donde habita este ‘cavernícola’ amenazado. Este ejemplar adulto ingresó en el hospital de AMUS con síntomas de debilidad y de cierta incoordinación. La celeridad en su recogida por el servicio de agentes del medio natural, así como la cooperación del propietario de la finca en donde fue encontrado han sido fundamentales para poder recuperarlo con éxito.

El próximo viernes día 13 será puesto en libertad  Liquen. El alimoche es el más pequeño de los buitres representados en la península y su aspecto es inconfundible; su diseño facial bañado de amarillo desprovisto de plumas, su gorguera o bufanda con plumas desaliñadas blancas y su contraste cromático entre el blanco y el negro con una cola en forma de cuña lo hacen único.

En vuelo se puede confundir con una cigüeña blanca, pero a menos que precisemos la observación nos daremos cuenta de las diferencias. El alimoche está considerado como una especie en regresión en gran parte de su área de distribución y España atesora uno de los grandes bastiones de la especie con unas 1500 parejas (Extremadura dispone de algo más de 150). Los alimoches europeos pasan su periodo reproductor vinculado a macizos montañosos (nidifica en pequeñas cuevas rocosas), a finales del verano realizan una migración hacia el áfrica subsahariana pasando por el Estrecho y por el Bósforo-próximo oriente en torno al mediterráneo.

Entre las problemáticas que afectan a esta especie entre los tendidos eléctricos, los parques eólicos, las molestias en las zonas de cría se encuentra la intoxicación por plomo. Las estadísticas son abrumadoras, un gran porcentaje de necrófagas que ingresan en los centros de recuperación tienen niveles subletales de plomo en sangre (otras mueren por niveles muy altos).

Según un estudio de investigación sitúan a la intoxicación por plomo entre las primeras causas de intoxicación en aves rapaces en España, representando un 8,1% de las intoxicaciones graves o letales confirmadas.

Todo apunta que Liquen se vio afectado por una intoxicación por plomo, sus niveles aunque bajos nos hicieron sospechar de que estaba afectado por esta causa. Tras ser tratado y después de varias semanas en el hospital será devuelto al lugar en donde fue encontrado débil y sin poder volar. Irá provisto de un emisor Gps gracias al marco de colaboración que mantiene AMUS con la DGS de la Junta de Extremadura en la gestión de ejemplares de especies amenazadas que son atendidos y recuperados.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.