Una boca sana no sólo supone una bonita sonrisa

Para nadie es algo desconocido que tener una boca sana supone una gran ventaja. Los dientes desempeñan un papel muy importante en nuestras vidas. Nos ayudan a masticar y digerir los alimentos, a hablar y pronunciar con claridad y también dan forma a nuestra cara. Una sonrisa también tiene otros beneficios en el día a día. Puede darnos más confianza, así como influir en nuestra vida social, nuestra carrera y nuestras relaciones.

Por ello, es lógico que nuestra salud bucal reciba los mejores cuidados posibles. Cualquier momento es una buena oportunidad para echar un vistazo a nuestra salud bucodental, aprender más sobre por qué una sonrisa sana es tan importante y compartir consejos sobre cómo mejorarla y mantenerla.

Una adecuada salud bucodental puede cambiarte la vida

Una sonrisa sana puede transformar realmente nuestra imagen, la positividad de nuestra mentalidad, así como mejorar la salud no sólo de nuestra boca sino también de nuestro cuerpo.

Pero ¿cuáles son exactamente los beneficios de tener una buena salud bucal? Pues hoy nos los explican desde Dental Oris, la clínica dental en Zafra que lleva años cuidando la salud bucodental de los segedanos.

Mantener nuestros dientes para toda la vida

Si nos cepillamos los dientes dos veces al día, mantenemos una dieta baja en azúcar y visitamos regularmente a nuestra clínica dental de confianza, podemos ayudar a reducir el riesgo de enfermedades como la caries o la enfermedad de las encías, que pueden provocar la pérdida de los dientes.

Algunas investigaciones han descubierto que el número de dientes que tenemos está fuertemente relacionado con la duración de nuestra vida. Las personas que tenían 20 dientes o más a los 70 años tenían una probabilidad considerablemente mayor de vivir más tiempo que las que tenían menos de 20 dientes.

La pérdida de dientes por caries o enfermedades de las encías (gingivitis y periodontitis) se puede prevenir casi por completo y no hay razón para que, con una buena rutina diaria de salud bucal, no podamos conservar nuestros dientes de por vida.

Reduce el riesgo de enfermedad

Cuando tenemos la enfermedad de las encías, las bacterias de nuestra boca pueden llegar al torrente sanguíneo. Entonces producen una proteína que hace que la sangre se espese. Esto significa que es más probable que se formen coágulos y que el corazón no reciba los nutrientes y el oxígeno que necesita, lo que aumenta el riesgo de sufrir un infarto.

Del mismo modo, la enfermedad de las encías también puede causar la inflamación de los vasos sanguíneos, bloqueando el suministro de sangre al cerebro, lo que conduce a un posible accidente cerebrovascular.

Nuevas investigaciones también han demostrado que es más probable que desarrollemos diabetes si tenemos enfermedades de las encías.

Reduce el riesgo de cáncer y demencia

Si mantenemos nuestros dientes y encías sanos, es más probable que reduzcamos el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, sobre todo en las mujeres, así como algunas formas de demencia.

En un estudio que examinó los datos de 65.000 mujeres posmenopáusicas de entre 54 y 86 años, se descubrió que las que tenían antecedentes de enfermedades de las encías tenían un 14% más de probabilidades de desarrollar cáncer. De ellas, una de cada tres desarrollaba cáncer de mama, mientras que el riesgo de padecer cáncer de pulmón, esófago, vesícula biliar y piel era muy superior.

Las personas con encías sanas también tienen un 70% menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que las que han padecido la enfermedad de las encías durante un largo periodo de tiempo.

Tener un bebé sano

Las mujeres embarazadas con encías sanas tienen tres veces menos probabilidades de tener un bebé prematuro, lo que reduce el riesgo de que nazca con bajo peso o algún otro problema de salud asociado al nacimiento antes de tiempo. Hay una posibilidad entre cuatro de que una mujer embarazada con enfermedad de las encías dé a luz antes de las 35 semanas. Esto se debe a que estas enfermedades aumentan los niveles de las sustancias químicas que provocan el parto.

Mantener nuestra apariencia

Mantener los dientes limpios y sanos puede ayudarnos a evitar el mal aliento (halitosis). El mal aliento es muy común y suele estar causado por la acumulación de placa y es un síntoma de enfermedad de las encías y caries, además de ser embarazoso e indeseable.

Otra condición muy común que puede afectar a nuestra apariencia es la aparición de manchas en los dientes. Estas manchas en los dientes son naturales y se producen con el "desgaste" que se suele asociar a fumar o a beber mucho té, café o vino tinto.

Los dientes manchados no suelen ser perjudiciales y suelen tener poco impacto en la salud de nuestros dientes. Aunque tener los dientes manchados puede hacernos sentir un poco cohibidos.

En la mayoría de los casos deberíamos poder prevenir las manchas superficiales con una limpieza regular, mientras que las manchas más persistentes pueden necesitar ser abordadas por un dentista.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.