Advertisement

 

El orgullo azulgrana salva un punto en el Francisco de la Hera

EXTREMADURA UD – CD TUDELANO 1-1

El Extremadura pagó caro la mala primera mitad pero con uno menos fue capaz de igualar las tablas ante el Tudelano

La noche del viernes en el Francisco de la Hera dio para un análisis muy exhaustivo de la situación que vive el Extremadura UD. Bajo una brillante luna llena, los azulgranas, al estilo DR Jekyll y Mr Hyde, fueron capaces de lo peor y de lo mejor. De lo peor para completar los peores cuarenta y cinco minutos que se recuerdan en Almendralejo, y de lo mejor, para tirar de casta, honradez y orgullo para salvar al menos un empate.

Menos mal que enfrente estaba el colista de la categoría –este es el segundo punto que suma- y probablemente, sin quitarle mérito a su trabajo, el equipo con más carencias de la división. Pero claro, todo cobra más sentido cuando a falta de cinco días para la junta de acreedores no sabemos a ciencia cierta si el Extremadura podrá seguir en competición el próximo fin de semana. Los jugadores no cobran y viven inmersos en la incertidumbre, una situación que por mucho que sean futbolistas pasa factura mental y físicamente. Así lo justificaba Manuel Mosquera en rueda de prensa, apelando a la empatía hacia a los jugadores hasta que se solucione el problema. “Los silencios de cada casa no sabemos cómo van a venir, no se les puede reprochar nada.”

En lo deportivo el Tudelano fue dominador de la primera mitad porque le puso más ritmo, énfasis y atrevimiento a lo que sucedía sobre el todavía maltrecho césped del Francisco de la Hera. Superó en todos los duelos a un dócil Extremadura al que el planteamiento táctico con Elías escorado en una banda y Sergio Gil en el pivote tampoco ayudó mucho. Carlos Pérez Salvachúa se estrenaba en el banquillo visitante y la consigna a sus jugadores fue la de presionar alto la salida de balón azulgrana. Tal fue así que los locales erraron en numerosas ocasiones y cedieron demasiadas opciones para el ataque visitante. La primera ocasión la tuvieron nada más empezar la contienda cuando Dani Pérez tuvo que hilar fino para sacar el pase de la muerte de Aranzabe.

Pela saltó más que nadie a la salida de un córner pero su testarazo se marchó desviado por encima del larguero; y fue Saúl González quien sacó bajo palos el disparo de Rodrigo Sanz tras robar un balón dentro del área. Era el minuto dieciséis y el gol acechaba sobre la portería de Casto. De hecho, diez minutos después un mal despeje tras un centro de Samanes dejó el balón a merced de Caballero que no titubeó a la hora de fusilar a Casto para inaugurar el marcador.

El gol supuso un jarro de agua fría que deja K.O. a los azulgranas. Para colmo, Dani Pérez tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado para que Mosquera improvisara una pareja de centrales con Lolo González y Morcillo. Para más inri, este último fue expulsado al filo del descanso tras ver la segunda amarilla. El Tudelano siguió cercando el área local pero presentaba muchas carencias en la toma de decisiones con balón. Sobre la media hora, un mal despeje de Casto rebotó en la cabeza de Alain y a punto estuvo de colarse entre los tres palos.  

Segunda parte

Manuel introdujo en el descanso dos cambios para cambiar el devenir del encuentro. Entró Vargas por Mesa y Gato por Toribio, pasando a jugar con un 4-4-1 con Kike Márquez como referencia de ataque. El Extremadura subió las marchas que le faltaban pero acusaba la expulsión de Morcillo. No obstante, no se precipitó ni desgastó a la hora de presionar y buscar el empate, tirando de un oficio que incluso le pudo dar al final los tres puntos.

Los locales lo intentaron con un balón colado de Elías que remató arriba Lolo González. Pastrana, Kike Márquez y Sergio Gil empezaron a entenderse y crear continuas jugadas de peligro. La idea de Márquez en punta y Gil por detrás aportó claridad y peligro al ataque de los de Mosquera quienes hasta el minuto 65 no dispararon por primera vez entre los tres palos. Fue un tiro raso de Fran Varela que atrapó sin apuros Zabal.

A pesar de contar con un jugador menos, el equipo de Almendralejo cercó al conjunto navarro en su propio campo. En el minuto 69, una buena pared entre Elías y Saúl acabó con un disparo cruzado del lateral que se fue rozando el poste y, diez minutos después, fue Elías quien por fin puso las tablas en el marcador. El de Puebla de Sancho de Pérez empalmó el balón desde la frontal del área para lograr un empate merecidamente y subir los decibelios de una grada que, aunque emitió algunos pitos en momentos determinados, arropó a los futbolistas durante los 90 minutos.

Antes del final, los azulgranas tuvieron otra ocasión clara para llevarse los tres puntos. En el minuto 83, Elías puso un centro que Saúl remató libre de marca casi bajo palos; su testarazo se marchó por encima del larguero.
El Extremadura afronta una semana decisiva antes de viajar o no a Badajoz el próximo fin de semana. El miércoles será un día clave en el futuro de la entidad y por supuesto, que nadie dude que todo esto afectará en la planificación deportiva de estos siete días.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.