Advertisement

 

La Copa da la estocada al Extremadura

COPA DEL REY. EXTREMADURA UD –ZAMORA CF 1-4

Un buen Zamora golea en Almendralejo ante una paupérrima entrada. La esperanza se ha esfumado del Francisco de la Hera


Era la cita de la copa, la competición del K.O, la del todo o nada; pero en Almendralejo ya han apostado a la nada. Ya no valían las excusas, los calentones ni las semanas claves, por lo que el Extremadura afrontó el encuentro solo, con una entrada muy por dejado de las que se solían hacer cuando el equipo militaba en Primera Regional. No hizo falta ni habilitar las gradas de preferencia ni la de los fondos para acoger a los escasos 400 espectadores que desafiaron al frío en la triste noche copera.

Como lo que mal empieza, mal acaba. El Zamora solo necesitó 90 segundos para adelantarse en el marcador. Luque, de los mejores en el cuadro visitante, botó un córner que erró al despejar la defensa azulgrana. El balón cayó suelto en el área pequeña para que un almendralejense que empezó la temporada defendiendo los intereses del Extremadura pusiera el 0-1. Pidió disculpas Carlos Cordero, pero el gol vino a certificar su recuperación tras su larga lesión en el pasado curso. Fue el más listo en verano al provocar su marcha y el más listo en la jugada para adelantar a su equipo. Curiosidades del deporte.

El Zamora salió con mucha intensidad de vestuarios y superó al Extremadura en todas las fases del juego. De hecho, poco tardó en hacer el segundo. Luque colgó un balón a la media luna del área donde tocó de primeras Javi Navas para habilitar el tanto obra de Losada. El delantero le ganó la espalda a la defensa y no erró en el mano a mano ante Pedro López. Poco o nada pudo hacer el guardameta que minutos antes si salvó a su equipo tras ganarle el mano a mano a Luque.

A Manuel Mosquera no le gustaba lo que estaba viendo en el campo. Tan solo tardó 26 minutos en realizar la primera sustitución. Javi Vargas reforzó el ataque local en detrimento de Morcillo y modificó el dibujo sobre el verde. El Extremadura se fue entonando a medida que pasaron los minutos y empezó a entrar más en contacto con el balón, no obstante, se mostraba espeso y carente de ideas a la hora de superar la defensa castellano-leonesa. Todo lo contrario que el rival, que estuvo fino y acertado en cada decisión.

Kike Márquez asumía las labores de creación pero no lograba conectar con claridad con el resto de sus compañeros. La única opción local en el primer tiempo fue demérito de Mapisa, que avivó la contienda al no blocar un disparo sin peligro de Fran Valera. El Zamora optó por darle bola al Extremadura pero cada vez que avanzaba un metro hacia la portería de Pedro López se avistaba el peor de los presagios. El meta se mostró muy inseguro en la primera mitad pero la línea defensiva apenas ganó uno o dos duelos individuales. Mal, muy mal, y por eso la herida pudo ser aún mayor. En el 41 a Kepa le dejaron controlar, encarar, armar la pierna y disparar con buenas intenciones. Un ligero desvió y algunos centímetros salvaron a los de Almendralejo de encajar el tercero antes del descanso.

La esperanza es lo que último que se pierde y al dicho popular nos agarrábamos en el intermedio, pero a Parra no le bastaron ni cinco minutos para darle la estocada al Extremadura. En una contra visitante, el zamorano, ante la mirada de unos y otros, condujo desde cuarenta metros atrás hasta que alcanzó el área y puso el tercero en el marcador con un fuerte disparo ajustado al palo.

El gol dejó por los suelos a un Extremadura que ya deseaba escuchar el silbato de Palencia Caballero decretando el final de la tortura. Más si cabe, cuando a los 20 minutos de la reanudación, llegó el cuarto gol fruto de otro despropósito más. Vargas erró en un pase cuando el equipo estaba volcado hacia arriba y el balón cayó a merced de Luque. Éste, con un pase al primer toque, habilitó a Losada, solo y en carrera, ante Pedro López, quien salió bien al encuentro y se interpuso en la dirección del disparo del delantero. El balón llegó a los pies de Gato quien eligió el peor camino para despejar; tal fue así, que tocó en la pierna de Losada y giró el rumbo directo a colarse entre los tres palos ante la impotente mirada los jugadores.

Los cambios intentaron buscar la honra hasta el final y fue Musa quien encontró la dignidad tras rematar de cabeza una libre directo botado por Elías.

Noche dura para un Extremadura que muere y cuajó un mal partido; pero ¡ojo! poco o nada se le puede reprochar a unos futbolistas que llevan meses sin cobrar y escuchando falsas promesas. Hoy han corrido más que el Zamora, pero no mejor.

Extremadura UD: Pedro López; Gato, Fran Cruz, Lolo González, Morcillo (Javi Vargas, 26’), Fran Varela; Pastrana (Sebas Coris, 56’), Toribio (Sergio Gil, 56’), Elías, Fran Varela, Kike Márquez (Musa, 67’); y Rubén Mesa (Villacañas, 56’) .
Zamora CF: Mapisa; Parra, Xisco Campos, Carlos Cordero, Jon Rojo; Juanan, Julián Luque (Dani Espejo, 69’), Javi Navas (Baqué, 60’), Jorge Fernández (Baselga, 60’), Kepa (Coscia, 69’), Losada (Dieguito, 69’).
Goles: 0-1, min 2: Carlos Cordero. 0-2, min 11: Losada.  0-3, min 49: Parra. 0-4, min 65: Losada. 1-4, min 80: Musa.
Árbitro: Daniel Palencia Caballero, del comité vasco. Asistido en bandas por Francisco Manuel Gómez y Carlos Grande Rabadán; del colegio andaluz y castellano-manchego respectivamente. Amonestó por los locales a Kike Márquez (53’) y por los visitantes a Juanan (26’).
Incidencias: Estadio Francisco de la Hera. 400 espectadores. Primera ronda de la Copa del Rey.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.