Advertisement

 

El Extremadura, al borde de la desaparición

El plazo para que  llegará la inversión ha finalizado

El culebrón o la agonía del Extremadura parece que llega a su fin. Su administrador, Bernardo Silva, ha elaborado un escrito para comunicar al juzgado número 1 de lo Mercantil de Badajoz que no se ha producido inversión económica alguna que garantice la viabilidad del club. Lo hace una vez cumplida la providencia de diez días que otorgó la jueza responsable del concurso de acreedores del club almendralejense. Así las cosas, se prevé que la jueza ordene la liquidación de la sociedad en los próximos días, poniendo fin al calvario que llevan sufriendo la plantilla, los empleados y sus familias. En octubre, los acreedores del Extremadura aprobaron un convenio que no será ratificado por la jueza al no cumplirse el requerimiento que permitiera abordar las deudas.

Los jugadores llevan sin cobrar desde el primer trimestre del año y parte de la deuda del curso anterior está incluida en el concurso de acreedores.

El Extremadura fue salvando escollos gracias a un contrato con el holding Emirates Khalifa, a quienes no se les espera desde hace semanas. El club ha tanteado otros inversores, al menos es lo que ha anunciado constantemente su presidente, Manuel Fraganillo. La última promesa fue en una comida junto a la plantilla, incluso ha llegado a decir en algunos entornos que él mismo haría la inversión con fondos propios para no dejar caer al Extremadura. No obstante, a día de hoy no hay ingreso alguno en las cuentas de los futbolistas y la entidad está al borde de la desaparición.

La última carta que podría jugar el club es el periodo de alegaciones una vez decretada su liquidación, un movimiento que no sabremos cómo sentaría en el seno de la plantilla azulgrana. A Esta le ha cogido la noticia de vacaciones y hasta el próximo lunes no tiene que volver a los entrenamientos. Además, de acuerdo con el presidente, si llega el 1 de enero y no ha cobrado, tendrían a su disposición la carta de libertad para firmar por otros equipos.

Los jugadores secundaron su derecho a huelga ante el Deportivo de la Coruña pero la cancelaron para evitar la expulsión del equipo por dos incomparecencias. Pesó el hecho de nuevas promesas y anuncios de movimientos, pero no sabemos hasta dÓnde podrán aguantar más. El club, o más bien Franganillo, no ha dado explicaciones tras lo ocurrido en el día de hoy.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.