Advertisement

 

El Extremadura jugará en Irún y gana tiempo para encontrar soluciones

Un grupo liderado por Javier Páez, sobrino de Lopera, se ha interesado por el club

El Extremadura ha vuelto a sortear otro escollo en su enésimo intento de salvar el club. Tras la desbandada de los futbolistas desde finales de diciembre, el equipo jugará mañana sábado en Irún y evitará su expulsión de la categoría por incomparecencia.

La plantilla ejerció su derecho a huelga y no se presentó en La Coruña por lo que si ocurriera lo mismo este fin de semana, el equipo quedaría apeado de la competición y se vería abocado a la propia liquidación de la entidad.

No obstante, la expedición está formada por tan solo 13 jugadores más el cuerpo técnico tras la negativa de Musa y Vargas a la hora de subirse al autobús. Casto y Morcillo son los únicos que del primer equipo que han viajado dado que el resto de compañeros ha ido abandonando el club en los últimos días. Fran Sandaza –lesionado- y Villacañas –sancionados- podrían permanecer en Almendralejo si en los próximos días se encuentra una solución que garantice la viabilidad del proyecto.

Para el envite en tierras guipuzcoanas se ha completado la convocatoria con 11 futbolistas del filial. Alex Guillén, Diego felices, Alex Murillo, Marín, Javi Parada, Luis Peteiro, Manuel Mulero, José Cortés, David Mosquera, Moi Parra, Lado, Assan Ndiaye. A todos, salvo a Guillén y Mulero –juvenil- se les ha formalizado ficha profesional para no incurrir alineación indebida. “Estas personas no solo van a salvar un partido, van a salvar un club”, ha espetado el técnico Manuel Mosquera en rueda de prensa. “Estamos en una situación crítica, pero somos gente que pensamos en el orgullo, en la memoria y en los valores humanos” añadía.

Con la disputa de esta jornada, el Extremadura ganaría dos semanas más dado que el próximo domingo no hay liga en primera RFEF. “Vamos día a día. El objetivo era Irún y afortunadamente el calendario te da diez días más; lo hemos conseguido” dice un míster optimista ante los movimientos en torno al club. Esta mañana ha estado en la Ciudad Deportiva de Almendralejo uno de los socios del empresario sevillano Javier Páez Ruiz –nieto del expresidente bético Manuel Ruiz de Lopera- quien está interesado en invertir en el club para liderar un nuevo proyecto. “Tengo una impresión buenísima” ha destacado Manuel Mosquera tras hablar con uno de ellos y despejar las dudas sobre la nula información que aportan desde el club. “Nosotros tenemos información al detalle de todo lo que está pasando”, defiende.

El Extremadura juega el sábado a las 19:30 en el Stadium Gal ante el Real Unión. La idea es competir de una manera digan y comenzar a formalizar una plantilla nueva cuando se garantice la viabilidad económica.


Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.