Bacalao a la vizcaína con patatas

Foto: recetasderechupete.com

Ingredientes
Bacalao, 5 lomos de 200 gramos
Patatas, 4 o 5 medianas
2 cebollas
7 u 8 dientes de ajo
Pimientos choriceros o pulpa de ñoras, 5 o 6 (se puede utilizar pimientos del piquillos)
Pimentón de la vera, media cucharita de postre
Aceite de oliva, 50 ml
Perejil picado
Pimienta
Sal


Elaboración
Antes de empezar a cocinar el bacalao, pon en remojo los pimientos choriceros o ñoras. Recomendamos que lo hagas abiertos y quitándole las semillas.

El bacalao lo partimos en trozos de buen tamaño para poder cocinarlos. Para que el bacalao se pueda conservar durante más tiempo se suele conservar al salazón. Esta técnica consiste en desecarlo con sal, de esta manera nos puede aguantar meses en el congelador o en un lugar seco. Pon harina en un plato hondo y pasa los trozos de bacalao por la harina. Calienta un perol con abundante aceite y freímos en este aceite los trozos de bacalao pasados por la harina. Reserva en un plato con papel absorbente para que no queden muy aceitosos.

A continuación, ponemos a calentar una sartén con un chorreón de aceite de oliva. Pelamos y picamos el ajo y la cebolla en finos trozos. Parte el perejil y añadimos a la sartén todos estos ingredientes y el pimenton de la vera, dejamos que se rehoguen hasta que la cebolla esté tierna. A la vez que estas verduras se van rehogando, vamos a sacar los pimientos choriceros del agua del agua, siendo estos pimientos una variedad del clásico pimiento rojo que todos conocemos. Los pimientos choriceros se someten a un proceso de secado al aire libre para que se conserven. De estos pimientos se utiliza solo la pulpa. Justo después de sacar los pimientos del agua, los escurrimos y los añadimos a la sartén. Cuando estén todos sofritos, los pasamos al vaso de la batidora y trituramos hasta obtener una mezcla homogénea. Pasamos esta mezcla de nuevo a la sartén y añadimos un par de vasos de agua.

Removemos para mezclar el agua con la mezcla que hemos triturado y colocamos los trozos de bacalao en la sartén. Salpimentamos al gusto y dejamos que el bacalao se cocine a fuego lento unos 15-20 minutos. Una vez en su punto, lo pasamos a una fuente de horno, pelamos y partimos las patatas en rodajas, utiliza unas patatas adecuadas para hornearlas.

Según el momento de recolección podemos clasificar las patatas en tres tipos, las patatas nuevas son las que se recolectan antes de su punto óptimo de maduración. Las patatas viejas son las que se recolectan unos meses después, y las ‘semitardías’ son las que se recogen en su punto ideal de maduración o unas semanas después. Cuando las tengamos preparadas las colocamos alrededor del bacalao. Metemos la fuente en el horno a 180 grados durante unos 15 minutos. Ya puedes disfrutar de este bacalao en caliente.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.