La Comunidad de Labradores asegura que IBEROVINAC “ha sido un fracaso en el plano profesional por el escaso volumen de negocio generado”

"Ha habido una reducción del número de importadores internacionales participantes, frente a las ediciones de 2014 o 2019"

La CLYGAL sí reconoce el éxito del Salón del Vino y la Aceituna como fiesta popular y preámbulo a la Romería de San Marcos

La Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (CLYGAL), que en la inauguración de IBERONINAC cerró su stand como protesta hacia los gobernantes “que han arruinado el campo, lamenta el estrepitoso fracaso de la 21ª edición del Salón del Vino y la Aceituna, por el escaso volumen de negocio generado y la falta de proyección en el exterior”.

Los representantes de los agricultores de Tierra de Barros exponen “la decepción total y absoluta del sector en esta nueva convocatoria del Salón del Vino y la Aceituna, de la que esperaban un importante volumen de negocio para sus producciones en el ámbito internacional, y algún compromiso explícito de los gobernantes para paliar la situación que atraviesan, con la inasumible subida de los insumos que en términos medios supone un encarecimiento del 200%”.

La CLYGAL achaca la causa “ªa la deficiente organización de la Feria”. Ha habido una reducción del número de importadores internacionales participantes, frente a las ediciones de 2014 o 2019, y agrega que “el propio sector agrario se sintió decepcionado por esta feria en la que esperaba contar con muchas más relaciones comerciales y algún compromiso explícito del Gobierno de la Junta y del propio Ayuntamiento, para atenuar las tremendas dificultades que atraviesan los agricultores”.

La Comunidad de Labradores explica, en su nota de prensa, que hace ocho años el número de importadores fue de 40, multiplicando casi por 4 la cifra de este año, y además, en aquella ocasión, “el número de países participantes fue de los mayores de la historia de esta feria, estableciéndose misiones comerciales con Japón, Latinoamérica y China, Tailandia, además de diversos estados de nuestro continente y de América del Norte”.

La última IBEROVINAC celebrada antes de la pandemia, en 2019, también tuvo una participación aceptable, “estableciéndose misiones comerciales con una treintena de importadores, muy lejos de los 11 que han estado presentes en este Salón del Vino y la Aceituna clausurado el pasado fin de semana”, según los datos que aporta La CLYGAL.

La Comunidad de Labradores sí reconoce el éxito de IBEROVINAC como fiesta popular, en la que se dieron cita miles de ciudadanos, y sirvió como preámbulo a la celebración de la Romería de San Marcos el lunes.

La CLYGAL: “Lamentamos que lo que debería ser un escaparate de proyección internacional de nuestros productos del campo, para abrir nuevos mercados y canales de comercialización, se vaya convirtiendo en un jolgorio para la atracción de la población, y mucho nos temmos que, la próxima edición, sirva de púlpito y atalaya a los gobernantes que se encontrarán a las puertas de las elecciones municipales y autonómicas”.

La Comunidad de Labradores critica, por último, que “IBEROVINAC haya servido de excusa para que muchos gobernantes y organizadores se hayan reunido en grandes cenas y comilonas, para celebrar no sabemos qué, mientras el campo agoniza y la pasividad de quienes tienen la responsabilidad de dar soluciones es total y absoluta”.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.