Caja Rural de Extremadura alcanzó un beneficio neto de 12,8 millones de euros en 2021

El volumen de negocio creció un 15% y se concedieron más de 6.000 operaciones de activo, por un importe que supera los 381 millones

Caja Rural de Extremadura cerró el ejercicio 2021 con un beneficio neto de 12,8 millones de euros, según se refleja en las cuentas aprobadas en la Asamblea General ordinaria de delegados celebrada esta tarde en la Finca El Toril. Este resultado positivo supone un crecimiento del 35,7% con respecto al año anterior, a pesar de un contexto económico todavía afectado por la pandemia, y marca una cifra histórica para la entidad.
 
Esta mejora del beneficio neto deriva, entre otros factores, del aumento del volumen de negocio, que creció un 15%. La entidad captó el año pasado más de 253 millones de euros en depósitos y concedió más de 6.000 operaciones de activo, por un importe que supera los 381 millones de euros en préstamos a pymes, autónomos y particulares, contribuyendo de esta forma a la financiación de proyectos y al impulso de la reactivación económica y el crecimiento de la región. Caja Rural de Extremadura se configura en el mercado financiero regional como una entidad de marcado carácter inversor.
 
Caja Rural de Extremadura ha mantenido sin cambios toda su red de oficinas, de las que 109 operan en la región, para seguir ofreciendo un servicio cercano y personalizado a la clientela, con una atención especial en el caso de las personas mayores y de los municipios rurales para evitar la exclusión financiera. Gracias a ello y al trabajo de todo el equipo comercial, Caja Rural de Extremadura ha conseguido mejorar su posición en cuota de mercado regional, sobre todo, en el ámbito hipotecario.
 
Además, la cooperativa de crédito ha seguido reforzando sus indicadores financieros de estabilidad, lo que garantiza la viabilidad y el futuro. El nivel de solvencia de la entidad alcanzó el 16%, cifra que se sitúa un 34,7% por encima de lo exigido legalmente, y la ratio de liquidez alcanzó el 240,8%, más del doble del requerimiento. La entidad también ha incrementado sus provisiones para hacer frente a las posibles consecuencias de la pandemia.
 
Con el fin de cumplir con sus objetivos sociales, Caja Rural de Extremadura va a destinar al Fondo de Educación y Promoción 2,1 millones de euros de sus beneficios. El año pasado, la atendió a través de este Fondo más de 490 solicitudes de colaboración de índole social, principalmente organizaciones no gubernamentales y sin ánimo de lucro que apoyan a los más desfavorecidos, pero también de proyectos culturales, deportivos o de impulso a los mejores productos de la comunidad.
 
El presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo, ha destacado el nivel de compromiso de toda la plantilla de La Caja, que se ha involucrado en el servicio que tenía que prestar a los clientes y que ha estado a la altura al igual que el ejercicio anterior.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.