“Una joven no se suicida por lo que ha hecho un hombre o un grupo de niños, sino por la gran humillación social que este tipo de delitos provoca”

 

Miriam Al Adib, la ginecóloga que ha llevado el caso de los falsos desnudos de menores por IA en Almendralejo al Parlamento Europeo: “Una joven no se suicida por lo que ha hecho un hombre o un grupo de niños, sino por la gran humillación social que este tipo de delitos provoca”

En este 25N (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer), que se ha conmemorado con manifestaciones, marchas y todo tipo de actividades en nuestra región, ha estado muy presente el caso de las nuevas formas de violencia sexual que han venido de la mano de la inteligencia artificial.

El caso de los falsos desnudos de jóvenes menores de edad en Almendralejo es sólo la punta del iceberg de un problema global, como ha explicado en Radio La Fuente, con rotundidad, la prestigiosa ginecóloga y divulgadora Miriam Al Adib.

Madre de una de las víctimas, decidió hacer pública las denuncias en los medios de comunicación, y la semana pasada ha estado en el parlamento europeo para pedir a nuestros dirigentes que este nuevo tipo de violencia sexual forme parte de la agenda política.

“Sí, los casos de Almendralejo son sólo la punta del iceberg. Porque esto no es el el caso de Almendralejo, sino de todo el mundo. Cuando destapé el caso, empecé a recibir noticias de casos iguales de muchas partes de España y de todo el mundo.
Este tipo de violencia contra niñas menores está ya muy presente en la sociedad: Estamos ante un nuevo tipo de violencia machista, que se ejerce fundamentalmente contra chicas menores a través de las aplicaciones y plataformas de la inteligencia artificial, y que está creciendo de forma alarmante.”

La conclusión es clara: El machismo sigue presente en la sociedad, adoptando nuevas formas…

“Claro, tenemos un sociedad en la que el machismo no está superado. En el caso de Almendralejo, como en tantos otros, todavía existe el discurso de que quizás era sólo un juego de niños… Estos niños probablemente no sepan el daño que están haciendo, pero eso no anula el hecho de que ha cometido un delito, con graves consecuencias para las víctimas. Lo que hay detrás de todo es que a las mujeres se nos sigue cosificando, ahí tenemos toda esa hipersexualización que ya comienza en la infancia.”

Miriam Al Adib tuvo siempre muy claro que hacer público los hechos significaba visibilizar una realidad agazapada, muy dolorosa para las víctimas:” “Yo me dedico a la divulgación, y a la divulgación de temas para evitar que ocurran casos como éstos… Y lo tuve muy claro. Y la verdad es que gracias a esa bomba mediática se ha conseguido que se nos atienda de verdad, aunque para algunas madres el tabú de la vergüenza siguiera presente. Mi hija está bien, lo hemos gestionado correctamente, pero voy a seguir luchando para que no sigan pasando estos casos, para que hay un cambio de conciencia a todos los niveles. No es hora de discutir quién es culpable, estamos ante un fracaso de toda la sociedad.”

Y, con ese propósito Miriam Al Adib, junto aun grupo de expertas, intervino la pasada semana en el parlamento europeo para que este asunto de ámbito mundial se aborde como se merece: “ Es algo nuevo, y todos podemos estar perdidos. Por eso, he pedido formación específica para el personal del ámbito sanitario, el educativo, el policial y el judicial. Que se cree un grupo de trabajo interdisciplinar del que salga un protocolo de protección que proteja verdaderamente a las víctimas.”

Como reitera a lo largo de la entrevista, el daño que se les hace a las víctimas de este tipo de delitos es muy grave, y lo avala con datos: “ No podemos olvidad que la primera causa de muerte no natural en la infancia y adolescencia es el suicidio. Un suicido que provoca el bullyng y el ciberbullyng, y este ciberbullyng sexual que debe ser enfocado con una perspectiva de genero.”

Y sentencia: “Ante todo esto , la concienciación social es muy importante. Porque ahí está toda esa gente que banaliza el asunto, que hace chistes, los palmeros, los que cuchichean, y lo que permanecen callados… No, no son los autores directos del delito, pero amplifican el daño de forma alarmante.”

“Una mujer o un joven no se suicida por lo que ha hecho un hombre o un grupo de niños, sino por la gran humillación social que este tipo de delitos provoca. Esto es lo que las mata.”

 

 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.