Opinión. "Va a ser que no..."

Según contaba un periodista regional, un día volviendo de Huelva, al parar a respotar gasolina, Don Alfonso Gallardo tuvo una idea genial: "Para poner una refinería en Extremadura sólo hace falta un tubo muy largo". No se podía imaginar Don Alfonso Gallardo las repercusiones de aquella genial idea. Quizás la idea no estaba madura y habia obviado demasiadas cuestiones. No obstante, Alfonso Gallardo, no podía acometer la aventura en solitario y precisaba ayuda. En el discurso de investidura, donde Juan Carlos Rodriguez Ibarra, presentó el proyecto de Refinería Balboa dejó las cosas muy claras: "en este proyecto tiene que haber participación pública para hacer presión política en Madrid".

 

El común de los humanos podría entender que lo que quiso decir es "Alfonso, tú pon las perras que yo me ocupo de los permisos". Conociendo como conoce Juan Carlos al pueblo extremeño y sabiendo como lo tenía amordazado, pensó que esto estaba hecho, de hecho lo dijo: "La refinería se hace, es una decisión política tomada". ¿Una decisión política tomada?¿Y los derechos de los ciudadanos?¿Y las leyes de protección ambiental?¿Y los espacios protegidos?¿Y el consumo de agua?¿Y la contaminación?¿Y las afecciones a la salud?¿Y la identidad cultural de los pueblos?¿Y el cambio climático? (que por cierto tuvo la osadia de negar)¿Y el convenio de Aarhus? Que Don Alfonso no tuviera en cuenta tantos factores importantes, es cierto modo, era comprensible, pero que todo el Gobierno Extremeño y todo el PSOE no vieran la inviabilidad del proyecto es simplemente imperdonable.

Sin embargo, para ser honestos y agradecidos hay que hacer una honrosa excepción: Cristina Narbona, la única Ministra de Medio Ambiente que cree y ha creído en la importancia de su Ministerio. Juan Carlos en mi opinión pensó que la oposición al proyecto iba a ser cuatro peludos ecologistas, que se cansarían en cuatro días. Error, craso error. La agresión era de tal magnitud que las respuesta desbordó sus previsiones. También es cierto que la forma tan abrupta e irrespetuosa de presentar el proyecto colaboró en la magnitud del movimiento ciudadano contra la instalación de la refinería. Una campaña de presentación, en la que se dijeron cosas tan graves como: "Será la primera refinería del mundo que no contamina y que generará 3000 puestos de trabajo directos", hizo que los ciudadanos vieran insultada su inteligencia y empezaran a desconfiar del proyecto y sobre todo de sus promotores. Pero lo que Don Alfonso no podía imaginar, ya a su edad, es que aquella brillante idea, que tuvo volviendo de Huelva, iba a crear el revuelo que ha creado. Tal es así, que incluso la ONU, la UNESCO y la Comisión de Peticiones de la UE, están ocupadas y preocupadas con su refinería. No ya sólo en el aspecto técnico y medio ambiental, sino en cómo, en el caso de la ONU, se han vulnerado los derechos de los ciudadanos. La UNESCO está sumamente preocupada por el tráfico de petroleros en el pasillo desde el estrecho de Gibraltar hasta Huelva, que se vería incrementado peligrosamente con la ampliación de la Refinería de la Rábida y con el proyecto de Oleoducto Balboa.

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, que hasta ahora ha estado en punto muerto debido a que aún no se ha publicado la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) , puede acelerar sus gestiones en cuanto salga la resolución definitiva de la ONU que reconoce ya en su informe provisional la vulneración del convenio de Aarhus por el Gobierno Español. La Plataforma Ciudadana Refinería No, comenzó a hacer un trabajo de documentación y divulgación del que 6 años después, ya podemos ver sus frutos. Y si les parece poco, va a denunciar por vía contencioso-administrativa el proceso de evaluación de impacto ambiental por incumplimiento de los plazos y por vía penal por perseverar el Ministerio de Medio Ambiente en esa actitud a pesar de nuestros múltiples avisos de que se está incumpliendo la normativa vigente.

Para terminar una última reflexión para los más crédulos en el proyecto: ¿hay dinero?Una vez dicho esto, no podría dejar de indicarle al Sr. Lavado, Alcalde de Los Santos de Maimona, (que hace días se reunió con no sabemos quién en el Ministerio, aunque si sabemos que no cumplió su promesa de reunirse con la Ministra) que los opositores a su proyecto no tienen detrás a ninguna petrolera que este señor dice, les empuja simplemente la dignidad y la necesidad de hacer que Extremadura deje de ser maneja por tipos de su calaña.

Pedro Vicente Sánchez
Portavoz de la Plataforma Ciudadana Refinería No.
Julio 2010.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.