Opinión. ¿A quiénes imputa el Presidente de la Junta el retraso en la implantación de la refinería?

A finales del pasado mes de julio se hizo público que el Ministerio de Medio Ambiente ‑por enésima vez‑ volvía a requerir al Grupo Gallardo  datos necesarios para poder emitir la declaración de impacto ambiental sobre la implantación de la refinería Balboa. Nuevamente, los informes requeridos no son por un “quítame allá esas pajas”, son por aspectos tan importantes como los que  conciernen a la seguridad de la bahía de Huelva y, nada más y nada menos,  los que se refieren al vertido de millones de litros de aguas contaminadas al Guadiana. Desde luego es difícilmente entendible, no sólo desde una mínima racionalidad científica, sino desde el mero sentido común, que informes de tanta trascendencia no hayan sido proporcionados desde hace mucho tiempo al Ministerio.
La solicitud de estos datos por parte del Ministerio se hace pública coincidiendo con la visita de la Vicepresidenta del Gobierno en Mérida. Nuestro presidente, sr. Fernández Vara, hace al respecto unos importantes comentarios (El Periódico Extremadura, 27-7-2010) que yo me permito analizar.


El Presidente, haciendo referencia a que cuando lleguen esos datos que se piden por parte de la administración, dice él, tendremos seguridad, comenta que “el Ministerio cumple con su obligación”, y que cuando termine el proceso “se explicará a quiénes han sido imputables los retrasos que lleva sufriendo la planta para obtener la declaración ambiental ‑desde hace años‑ y por qué razones”.


¿Y por qué no los suministró en su momento el Grupo Gallardo? ¿Por qué la Junta, vigilante de todos estos aspectos, no lo indicó en el período de las alegaciones o incluso antes? Si para el Ministerio era una obligación exigir esos importantes datos, nadie le habrá tenido que obligar a hacerlo. En todo caso, bendito sea si “alguien” (la Junta parece que no fue) hubiera pedido al Ministerio que hiciera lo que tenía obligación de hacer en un asunto tan importante para la seguridad del proyecto.


El propio Presidente de la Junta en su programa electoral formuló una especie de principio insoslayable que se convirtió luego en un eslogan más: “Refinería, sí, pero con seguridad”. Estará satisfecho, por tanto, de las exigencias del Ministerio. Entonces, ¿quiénes son los culpables de que el proceso se retarde una vez más? Parece, por tanto, que el sr. Presidente esté señalando como imputados de este nuevo retraso a quienes debieron proporcionar esos datos y no lo hicieron, es decir, al propio Grupo Gallardo.


Por otra parte, el sr. Fernández Vara va aún más lejos en contra de aquellos responsables de la nueva demora y se pregunta: ¿”y por qué razones” (al parecer premeditadas) lo hacen? Si nos seguimos ciñendo estrictamente a estos argumentos, no veo una respuesta clara. Únicamente se me ocurre pensar en una manifiesta incompetencia por parte de los que elaboraron los informes de solicitud de la declaración medioambiental, en un proyecto de tanta envergadura y trascendencia como es la construcción de una refinería; incompetencia tal vez acrecentada porque esas personas creerían que alguien les iba a allanar el camino y que todo este asunto iba ser coser y cantar.
Quizás puedan darse otras muchas razones, como podría ser el constatar con el transcurrir del tiempo que el proyecto no resultaría rentable y sostenible, o bien que no hay formas de financiación, etc.,  con lo que sería mejor que los años vayan pasando y luego culpar a los marcianos. Pero, naturalmente, éstas no sería razones premeditadas... digo yo.


Desde luego, los argumentos de nuestro presidente no me parecen nada claros; incluso, diría yo, podrían ser contradictorios. Lo que no quita para que en la mente de muchos de los que  leyeron  el diario mencionado se forme la idea de que los marcianos realmente existen.

 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.